EL PARADIGMA SOCIOCRITICO EN LA INVESTIGACIÓN SOCIAL

La UBV en la búsqueda de la emancipación

 

 

Por Alice Socorro Peña Maldonado

En la Investigación socio-política encontramos cuatro paradigmas, los tres primeros ampliamente conocidos (Paradigma Positivista, Paradigma Histórico Hermenéutico y Paradigma Socio-crítico) y el último incorporado para la comprensión de ámbitos más complejos y que inciden y afecta la realidad social y comunitaria (Paradigma Cuántico) los cuales cada uno en sus fines últimos buscan alcanzar el cambio del individuo y la transformación del espacio histórico desde un modelo dogmático y dominante. De allí que por ser paradigmas asumen una mirada total en los campos de lo filosófico-ideológico, ontológico-antropológico y epistemológico-metodológico.

Un investigador socio-político en su tarea de dar aportes significativos y producir información y conocimiento verdadero, útil y necesario para nutrir procesos revolucionarios y generar nuevas realidades no puede tomar una postura única respecto a los paradigmas en cuanto a no pensar fuera del paradigma elegido (como lo ha establecido la tradición académica) que por una libre decisión frente a una realidad que exige la diversidad de miradas para la formulación de alternativas y concreción de acciones validas en el campo de estudio. Entonces, no resulta extraño que el investigador asuma una sola postura y muere con ella, como si se tratase de una creencia religiosa que exige fidelidad y sacrificio independientemente de la realidad.

En el mundo complejo que vivimos es necesario abrirse sin miedo a las posibilidades del conocimiento aún cuando no comulguemos con esas miras, pero que tenemos que conocerlas para identificarlas en el espectro de la realidad. Si se trata de asumir una esta no debe negar las otras pues en otros espacios del conocimiento se están utilizando los otros paradigmas o son productos de los mismos y no podemos ser ajenos e indiferentes porque no responden al paradigma que he usado. Tampoco se le puede negar al otro paradigma su aporte pues al ser paradigma construido en un momento histórico revela que fue útil para un sujeto o actor sociopolítico.

Y no podemos deconstruir (que es otro paradigma) si no conocemos el paradigma en que se diseño una realidad.

Ahora bien desde la Universidad Bolivariana de Venezuela desde sus objetivos y fines que la fundaron busca y orienta toda su acción académica y de investigación en contribuir con conocimiento para el país, para sus realidades concretas para la construcción de una nueva ciudadanía y transformación del País y sus instituciones lo que la obliga a considerar todas las posibilidades del conocimientos y ponerla al servicio de los intereses del pueblo.

Ahora bien cuando la investigación sociopolítica comprende este requisito: “estar al servicio del Pueblo” del colectivo venezolano no le permite descentrarse en el ámbito investigativo. Su telos se consolida en la medida que responda a la realidad como un todo (condiciones históricas) y a las partes que la conforman (sistema y factores) que afectan a favor o en desmedro del ser humano como sujeto sociopolítico en situación y proyección.

De allí que los productos reflexivos de las diversas miradas permiten una aproximación de la realidad. Veamos a continuación un breve esquema comparativo de los paradigmas de la Investigación.

Paradigma de la investigación

POSITIVISMO

INTERPRETATIVO O HISTORICO HERMENEUTICO

CRITICO O SOCIOCRITICO

CUANTICO U HOLISTICO

FINES

Controlar variables, situaciones y personas

Comprender e interpretar un contexto desde sus condicionamientos histórico

Buscar la emancipación y liberación de los colectivos para el cambio y la trasformación

Comprender e interpretar un contexto desde las redes, y factores que la constituyen

Aspectos ontológicos

Objeto

Las partes

Procesos socio-económicos

Procesos socio-políticos

Sistemas

El todo

Aspectos antropológicos

Investigador: Interventor

Investigador:

sujeto histórico

Investigador: Militante participativo

Investigador: Consultor Asesor

Investigado: Objeto

Investigado:

sujeto histórico

Investigado:

Actor socio-político

Investigado: Sujeto organizado

Aspectos epistemológicos

Objetividad

Deductivo

Visión disciplinaria

Subjetividad individual

Inductivo

Subjetividad colectiva

Consensos

Complejidad e incertidumbre

Visión transdiciplinaria

Aspectos metodológicos

Método cuantitativo

Uso de datos e información

Método cualitativo

Reflexión y acción individual

Uso de historias y relatos de las causas y efectos

Método cuantitativo

Reflexión Acción colectiva

Uso de historias y relatos con un fin de liberación

Método cuantitativo y cualitativo

 

Aspectos ideológicos

Pensamiento de Derecha

Capitalismo mundial

Pensamiento de la izquierda

Comunismo

Pensamiento de la izquierda

Socialismo

Pensamiento de Derecha

Globalización del mercado o neoliberalismo

Aspectos filosóficos

MODERNIDAD EUROPEA

MODERNIDAD DE LAS AMERICAS

Alice Peña, 2012

 

Ahora bien la Universidad Bolivariana en su afán de la emancipación y transformación de nosotros como individuos/ciudadanos y de las instituciones/País al apostar al tercer paradigma no necesariamente con ello niega o excluye a las otras.

No obstante, la elige porque está vinculada a la convocatoria constitucional de la Democracia participativa y como universidad revolucionaria apoya este proceso en la producción de teoría, metodología, métodos, técnicas y acciones que coadyuven en este propósito de la carta magna.

Con el fin de hacer aportes en este sentido se presenta a continuación la Metodología Dialógica que permite visualizar la potencialidad de la reflexión acción individual y colectiva en miras al cambio permanente desde la conciencia y acción sociopolítica.

 

La metodología dialógica desde la cotidianidad y la institucionalidad

La participación protagónica, corresponsable y revolucionaria planteada desde el proceso bolivariano definitivamente no se puede dar sin método. Y menos cuando la institución educativa asume la participación como un espacio ciudadano y colectivo donde lo político como acción humana para resolver problemas y transformar el entorno a favor de un colectivo, la concienciación como proceso de conciencia sociopolítica y el diálogo como fluido de información y conocimiento en forma de saberes populares resultan aliados en la construcción del Poder Constituyente y Constituido.

La Democracia Participativa es la posibilidad que se dan los actores sociopolíticos de reconocer la realidad (condiciones y condicionamientos históricos, sistemas y factores que la constituyen, actores e instituciones), desde un proceso de concienciación donde la dinámica dialógica produce y recrea los saberes populares y las prácticas sociales  que hace los cambios y las transformaciones del entorno o al contrario lo perturban o lo bloquea.

 

Conceptualización de la metodología

La metodología dialógica para la acción contralora constituye un ejercicio que implica nuevos aprendizajes y acciones tanto en lo público como en lo privado. De allí la importancia del diálogo como factor de cambio y producción de conocimiento. No estamos hablando del simple intercambio de palabras como diariamente lo hacemos de modo trivial, sino de un diálogo hecho desde la conciencia misma de sí mismo y los otros, las cosas y las situaciones que vivimos.

Diálogo que implica el flujo de saberes originarios, hegemónicos, contra hegemónicos y emergentes, para su reflexión crítica y acción liberadora. (el valor de la Palabra) La construcción de una metodología dialógica en materia sociopolítica caracterizada por integrar dos procesos que se complementan (comunicación y concienciación), es un reto y un desafío que implica subvertir un orden establecido y construir otro. Su fin último es la construcción de una ciudadanía e institucionalidad a partir del espacio, la instancia y el mecanismo de participación.

Esta metodología pasa por los conversatorios reales del mundo de la vida y del Poder Constituyente quienes con su mirada y sus voces están en capacidad de generar palabra ante el sistema establecido y el Poder Constituido que reproduce permanentemente practicas desde los saberes que son aplicados en realidades concretas. Estos saberes no son siempre visibilizados y reconocidos debido al flujo de información y conocimiento, a la saturación de mensajes y ruidos que nos expone el sistema de comunicación de masas.

La metodología dialógica al asumir las voces y miradas que pertenecen al colectivo histórico que las crea, busca primordialmente sistematizar y visibilizar sus contenidos, hechos saberes originarios; hegemónicos; contra hegemónicos y emergentes.

La metodología dialógica se caracteriza por ser un espacio de participación protagónica que permite a los sujetos históricos en situación y en proyección, sean actores de sus propias historias, de participación corresponsable. Porque no es responsabilidad del ciudadano frente a otros y las instituciones, sino que cada cual asume su responsabilidad, tanto el Poder Constituyente como el Constituido, y es de participación revolucionaria porque invoca al poder fundante a realizar los cambios y transformaciones que se necesitan y esperan.

La metodología dialógica implica un diálogo intersubjetivo entre iguales, mostrando la reflexión de los participantes como agentes (entrevistados o de una comunidad interpretativa), sus motivaciones y sus interpretaciones, aportando un mayor grado de implicación y consiguiendo unas relaciones lo más simétricas posibles, sin negar su condición histórica.

Está orientada a la conexión real entre la teoría y la práctica, incluso visualiza la desconexión o disfunción entre la palabra y la acción. Si bien podemos llevar a la conciencia nuestra situación y condición histórica, no basta hasta tanto nuestra práctica asuma nuevas formas que deslegitimen las hegemónicas y produzca aquellas que sean realmente emancipadoras y por tanto, transformadoras. Esto conlleva a un tiempo (corto, mediano y largo plazo) para ir desentrañando nuestras actitudes individuales y sociales e ir configurando nuevas realidades.

 

Objetivos que se pretende alcanzar con la metodología

La metodología dialógica tiene como fines últimos, el desarrollo de una ciudadanía que como Poder Constituyente es potencia creadora, liberadora y transformadora. Generar la construcción de instituciones que como Poder Constituido respondan a las necesidades, intereses y expectativas del Poder Constituyente.

Ambos poderes deben actuar de modo dialectico, reduciendo los niveles de antagonismos y las contradicciones propias de los sistemas construidos por el ser humano.

En este sentido la metodología dialógica tiene como objetivos:

  • Sensibilizar en las capacidades dialógicas de los sujetos históricos para la construcción de saberes populares y su sistematización, caracterizando las potencialidades, debilidades individuales y sociales producidas en su contexto cultural.
  • Reconocer las voces y miradas de los ciudadanos y/o colectivos que hacen críticas y aportes pertinentes y validos a la realidad institucional y al servidor público presente en ellas.
  • Generar espacios de debate para la discusión permanente de los temas y problemas que favorecen y/o afectan a los ciudadanos y/o colectivos.
  • Monitorear espacios cotidianos y virtuales donde se debaten temas de interés social en función de las instituciones estadales o privadas.
  • Sistematizar las voces y miradas de los actores sociopolíticos que participan en los debates con temas específicos y vinculados con las instituciones garantes de los derechos, conforme a lo establecido en la CRBV.
  • Visibilizar las voces y miradas, luego de su sistematización y categorización para ser socializadas a los ciudadanos interesados por el tema en estudio.

 

Fundamentación

La base ontológica de la que parte la metodología es una concepción de la realidad social como producto construido por las personas a través de sus interrelaciones e interacciones, donde el diálogo cumple un rol relevante. Es así que la inclusión de las voces y miradas de personas que tradicionalmente son excluidas del ámbito político, académico y mediático son asumidas con el debido respeto y valoradas por si mismas.

La metodología incorpora las voces de todas las personas involucradas en la investigación desde el inicio hasta el final de la misma.

Desde la perspectiva de la metodología, el conocimiento creado es resultado de un diálogo que incorpora los saberes y puntos de vista del colectivo a lo largo de todo el proceso de investigación, rompiendo con la habitual división sujeto-objeto de estudio.

La metodología se centra en el aspecto intersubjetivo de la creación de conocimiento: todo lo que forma parte de nuestro saber es resultado del diálogo, la discusión, la reflexión, el intercambio de ideas.

Es una metodología práctica y transformadora, ya que como resultado de su aplicación se propone acciones para superar las insuficiencias en las prácticas, siempre a partir del diálogo y la convivencia, y no desde la exclusión.

La metodología es coherente con las dinámicas dialógicas que se están dando en la sociedad de la información, con las teorías de los autores más relevantes en ciencias sociales, y con las políticas de investigación, que privilegian la utilidad social de los resultados de las investigaciones.

 

Principios y valores básicos de la metodología

De principios y valores tenemos el respeto a la persona como sujeto histórico no acabado, sino en situación y proyección, la concepción del ser humano como agente y productor de cambios, transformaciones culturales, políticas, económicas y sociales. La comunicación como diálogo para la acción que permite el debate de ideas, el consenso y la toma de decisiones para acciones concretas en función del bien común, la realidad entendida como el mundo de la vida y el sistema como espacio de participación, solidaridad, cooperación, organización y producción cultural, la sensibilidad y el compromiso social como elemento ético primordial para el ejercicio ciudadano, la emancipación como proceso para subvertir el orden establecido que oprime y deshumaniza al hombre y mujer en situación histórica y la reflexión crítica y propositiva de la realidad para acción protagónica, corresponsable y revolucionaria de los sujetos históricos.

En consecuencia: a) Toda voz y toda mirada debe ser asumida como válida. No puede ser comparada con otro (subestimada o sobreevaluada) porque responde a un sujeto histórico único. b) Todo ciudadano y colectivo es elegible para que con su voz y mirada exprese su opinión y conocimientos sobre temas de interés colectivo. c) Los saberes populares se encuentran donde está la gente, donde conviven, participan e interactúan. d) La diversidad y riqueza de los saberes populares en un grupo de ciudadanos no puede estar capitalizada por manos inescrupulosas y sin sentido ético. e) Valorar y respetar al otro en sus saberes populares comienza con el valorar y respetar los saberes de sí mismo como constructo individual y social. f) Así como toda norma tiene su excepción, igual son las víctimas del sistema quienes mejor pueden con su voz y su mirada manifestar abiertamente, las deficiencias, los atropellos y las incoherencias de las instituciones, al no garantizar por igual los derechos y las oportunidades a partir de su condición social, de allí que su participación sea primordial. g) Importante es respetar los aportes desde la identidad femenina y masculina, debido a las necesidades, intereses y expectativas diferenciadas por ciclo de vida. Lo que comporta un enriquecimiento y complementariedad de voces y miradas desde el género.

 

Método, procedimientos, medios y técnicas

Es notorio observar que aquel refrán popular “de la palabra al hecho hay mucho trecho” es un indicativo proverbial que no se puede descartar en el proceso dialógico. Pues no se trata de la toma de conciencia crítica de la realidad sino de ser capaces de producir las posibles acciones y prácticas concretas, que los participantes, como actores sociopolíticos lo perciban y sientan realizable, posible de ejecutar.

Esto requiere de reflexión-acción-reflexión como método transformador y donde el ensayo-error resulta una condición sine qua non por tratarse de seres reales quienes con sus propias contradicciones (no siempre conscientes de ellas) las proyectan en los demás. El error, no es bien visto dentro del mundo social (político, académico y mediático) debido al riesgo y consecuencias que supone. Una equivocación es señalada, sancionada y castigada, no tanto por el defecto que supone sino por la intencionalidad que pudo haber existido ¿Cómo tratar el error para que sea fuente de aprendizaje y no causa de castigo? (Maturana, 2011). No obstante, aclarado este punto, el ensayo y error permite obtener saber popular propositivo y procedimental que con aciertos o desaciertos hace camino al andar con los riesgos que comporta y que desde los objetivos bien claros y definidos se evaluará si contribuyen a la emancipación y transformación. La capacidad de reflexión-acción permite producir prácticas propias y originales, a la vez que influye y modifica las estructuras sociales considerando la posibilidad de elaborar interpretaciones reflexivas y crear conocimiento.

Es así que la reflexión-acción-reflexión, el ensayo y error, desde una relación dialéctica permiten el encuentro de lo total y lo focal para producir transformación y resolución de problemas/temas de interés colectivo.

1.    El ensayo y error señala soluciones, la reflexión-acción-reflexión indica si la solución es emancipadora.

2.    El ensayo y error busca resolver algo, la reflexión-acción-reflexión lo comprende desde la totalidad a transformar.

3.    El ensayo y error busca una solución, la reflexión-acción-reflexión presenta alternativas y opciones a considerar entre las mejores y pertinentes.

4.    El ensayo y error asume los saberes del individuo, la reflexión-acción-reflexión promueve y asume los saberes colectivos.

5.    El ensayo y error, así como la reflexión-acción-reflexión requiere del dialogo, consenso y acción.

Como se puede observar la reflexión-acción-reflexión como método, al incorporar el ensayo y error asume la imperfectibilidad humana siempre y cuando se busque la perfectibilidad del sistema en el corto, mediano y largo plazo. No asumir la imperfectibilidad humana es pretender y convertir la acción dialógica en una panacea. Tarde o temprano se genera un proceso de desilusión y desencantamiento del método, precisamente porque se busca la eficacia y la eficiencia en los resultados con una óptica positivista, dejando de lado la diferencia en las características que tiene este método (reflexión-acción-reflexión) con el segundo: se trata de aprender haciendo.

La metodología dialógica se desarrolla en 5 procedimientos basados en las premisas anteriores:

·         La interacción basada en la acción comunicativa, permitiendo orientar y construir el diálogo hacia el entendimiento, sin la imposición de puntos de vista. En el diálogo que se genera a partir de la acción comunicativa no existe el desnivel metodológico entre persona investigadora y persona investigada. También se sensibiliza hacia los saberes populares quienes serán el objetivo a lograr dentro de un proceso dialógico para acciones emancipadoras.

·         Puesta en marcha de un proceso dialógico partiendo del diálogo y la acción comunicativa. Éstos son el germen de la transformación social. Se trata de encontrar un proceso dialógico que comprenda, además de las interpretaciones de las demás personas, aquellas que se dan entre las personas, obligando a buscar argumentos para refutar nuestra visión, reafirmarla o replantear la situación con argumentos de validez fundamentada.

·         Consenso y toma de decisiones para la acción que permite el acuerdo individual y colectivo.

·         La actitud transformadora que hace referencia al procedimiento que siguen quienes investigan para explicar un fenómeno, sistematizarlo y visibilizarlo.

·         La acción transformadora puesta en ejecución para ser monitoreada en el tiempo y evaluar si cumplió su fin último.

En su condición, el proceso metodológico comprende una serie de requerimientos en el desarrollo del proceso y los pasos que se siguen para alcanzar el objetivo propuesto:

·         Crear una sensibilidad al fenómeno comunicacional dentro de la experiencia propia y del entorno. Así como desarrollar las capacidades de observación de la realidad estudiada y de la escucha por parte de los actores sociopolíticos participantes y comprometidos con el objetivo investigador. Se hace necesario educar para ello, pues muchas veces nos limitamos a ver y oír, sin profundizar.

·         Partir de la acción dialógica que se produce en la calle, en la comunidad, en el trabajo, en las redes y espacios virtuales donde se dan discusiones que se circunscriben al tema u objetivo estudiado y enriquecen el debate. El espacio cotidiano y el virtual ofrecen la posibilidad de aprendizajes significativos que permiten sensibilizarnos y orientarnos en la forma como las personas conciben la realidad. Puede ser visto como un primer acercamiento al tema desde lo que opina la gente común, o sus percepciones ante un evento vinculado al objetivo investigado. Aunque no se trata de un juego al azar, cuando se está investigando surgen coincidencias que permiten a la gente hablar del tema sin necesariamente preguntársele. De allí la observación y la escucha como acciones vitales del investigador.

·         Promover una cultura del diálogo y debate, aceptando incluso el conflicto como un momento necesario para llegar al entendimiento y producir consensos.

·         Educar a través de talleres formativos y técnicas apropiadas para acompañar el proceso dialógico donde la coherencia del método y los objetivos a alcanzar estén muy claros.

·         Conocer y manejar las herramientas y técnicas a utilizar desde el sentido final de la metodología, puesto que su uso va a depender de lo que se busca y hay un cambio significativo en las actitudes evitando mecanizar el proceso.

El aparato instrumental de la metodología está conformado por las técnicas vinculadas para la recolección de información y obtención de los conocimientos, para la toma de decisiones y consensos, la actuación ciudadana en la práctica social y la trasformar el objeto de estudio.

El uso de los cuestionarios, las entrevistas, los registros orales, escritos, fotográficos y audiovisuales, debates, conversatorios, coloquios, grupos focales, las consultas, los estudios de percepciones, análisis críticos basados en estudio de escenarios, el estudio de bibliografía sobre el tema, pueden ser utilizados desde los diversos paradigmas de las ciencias sociales como el positivismo, hermenéutico, socio-critico y socio-construccionista, con el objetivo de obtener información para sus propios fines. Lo importante es que los investigadores y/o los participantes de la metodología dialógica se reconozcan en un proceso concienciador y emancipador de largo alcance. Pues se trata de colectivos y no la opinión de grupos que bien podrían denominarse élites, aspecto que cuestionaría los resultados, ya no como saberes populares dentro de una producción cultural especifica.

El flujo de saberes que concurren y se producen a partir del uso de estas técnicas debe ser sistematizado de modo tal que permita su construcción, validación y posterior visualización.

 

¿CÓMO ESTUDIAR LA COMUNIDAD DESDE LA CONSTITUCIÓN BOLIVARIANA?

 

 

CUADRO SOBRE LA REALIDAD DE LAS COMUNIDADES________ ___________________ EN RELACION CON LOS DERECHOS CIUDADANOS ESTABLECIDOS EN LA CONSTITUCIÓN DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA (1999)

 

DERECHOS

ARTICULO

CONTENIDO

OBSERVA TU COMUNIDAD Y EXPLIQUE COMO ESTA PRESENTE EL CUMPLIMIENTO DE ESTE DERECHO CONSTITUCIONAL

De los derechos civiles

Artículo 43.

El derecho a la vida es inviolable. Ninguna ley podrá establecer la pena de muerte, ni autoridad alguna aplicarla. El Estado protegerá la vida de las personas que se encuentren privadas de su libertad, prestando el servicio militar o civil, o sometidas a su autoridad en cualquier otra forma.  

Artículo 44.

La libertad personal es inviolable  

Artículo 46.

Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral.  

Artículo 47.

El hogar doméstico y todo recinto privado de persona son inviolables.  

Artículo 48.

Se garantiza el secreto e inviolabilidad de las comunicaciones privadas en todas sus formas.  

Artículo 50.

Toda persona puede transitar libremente y por cualquier medio por el territorio nacional, cambiar de domicilio y residencia, ausentarse de la República y volver, trasladar sus bienes y pertenencias en el país, traer sus bienes al país o sacarlos, sin más limitaciones que las establecidas por la ley.  

Artículo 51.

Toda persona tiene el derecho de representar o dirigir peticiones ante cualquier autoridad, funcionario público o funcionaria pública sobre los asuntos que sean de la competencia de éstos o éstas, y de obtener oportuna y adecuada respuesta.  

Artículo 52.

Toda persona tiene derecho de asociarse con fines lícitos, de conformidad con la ley.  

Artículo 53.

Toda persona tiene el derecho de reunirse, pública o privadamente, sin permiso previo, con fines lícitos y sin armas. Las reuniones en lugares públicos se regirán por la ley.  

Artículo 54.

Ninguna persona podrá ser sometida a esclavitud o servidumbre. La trata de personas y, en particular, la de mujeres, niños, niñas y adolescentes en todas sus formas, estará sujeta a las penas previstas en la ley.  

Artículo 55.

Toda persona tiene derecho a la protección por parte del Estado a través de los órganos de seguridad ciudadana regulados por ley, frente a situaciones que constituyan amenaza, vulnerabilidad o riesgo para la integridad física de las personas, sus propiedades, el disfrute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes.  

Artículo 56.

Toda persona tiene derecho a un nombre propio, al apellido del padre y al de la madre, y a conocer la identidad de los mismos. El Estado garantizará el derecho a investigar la maternidad y la paternidad.  

Artículo 57.

Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura. Quien haga uso de este derecho asume plena responsabilidad por todo lo expresado. No se permite el anonimato, ni la propaganda de guerra, ni los mensajes discriminatorios, ni los que promuevan la intolerancia religiosa.

Se prohíbe la censura a los funcionarios públicos o funcionarias públicas para dar cuenta de los asuntos bajo sus responsabilidades.

 

Artículo 58.

La comunicación es libre y plural y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de esta Constitución, así como a la réplica y rectificación cuando se vea afectada directamente por informaciones inexactas o agraviantes. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir información adecuada para su desarrollo integral.  

Artículo 59.

El Estado garantizará la libertad de religión y de culto. Toda persona tiene derecho a profesar su fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público, mediante la enseñanza u otras prácticas, siempre que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres y al orden público.  

Artículo 60.

Toda persona tiene derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación.  

Artículo 61.

Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y a manifestarla, salvo que su práctica afecte su personalidad o constituya delito  

 

De los derechos políticos y del referendo popular

Artículo 62.

Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas. La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica.  

Artículo 63.

El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas. La ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional.  

Artículo 70.

Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativa, constitucional y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante, entre otros; y en lo social y económico: las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas en todas sus formas incluyendo las de carácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y la solidaridad.  

 

De los derechos sociales y de las familias

Artículo 75.

El Estado protegerá a las familias como asociación natural de la sociedad y como el espacio fundamental para el desarrollo integral de las personas. Las relaciones familiares se basan en la igualdad de derechos y deberes, la solidaridad, el esfuerzo común, la comprensión mutua y el respeto recíproco entre sus integrantes. El Estado garantizará protección a la madre, al padre o a quienes ejerzan la jefatura de la familia.  

Artículo 76.

La maternidad y la paternidad son protegidas integralmente, sea cual fuere el estado civil de la madre o del padre. Las parejas tienen derecho a decidir libre y responsablemente el número de hijos o hijas que deseen concebir y a disponer de la información y de los medios que les aseguren el ejercicio de este derecho. El padre y la madre tienen el deber compartido e irrenunciable de criar, formar, educar, mantener y asistir a sus hijos o hijas, y éstos o éstas tienen el deber de asistirlos o asistirlas cuando aquel o aquella no puedan hacerlo por sí mismos o por si mismas.  

Artículo 77.

Se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, fundado en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges.  

Artículo 78.

Los niños, niñas y adolescentes son sujetos plenos de derecho y estarán protegidos por la legislación  

Artículo 79.

Los jóvenes y las jóvenes tienen el derecho y el deber de ser sujetos activos del proceso de desarrollo.  

Artículo 81.

Toda persona con discapacidad o necesidades especiales tiene derecho al ejercicio pleno y autónomo de sus capacidades y a su integración familiar y comunitaria.  

Artículo 82.

Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénicas, con servicios básicos esenciales que incluyan un hábitat que humanice las relaciones familiares, vecinales y comunitarias.  

Artículo 83.

La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida.  

Artículo 86.

Toda persona tiene derecho a la seguridad social como servicio público de carácter no lucrativo, que garantice la salud y asegure protección en contingencias de maternidad, paternidad, enfermedad, invalidez, enfermedades catastróficas, discapacidad, necesidades especiales, riesgos laborales, pérdida de empleo, desempleo, vejez, viudedad, orfandad, vivienda, cargas derivadas de la vida familiar y cualquier otra circunstancia de previsión social.  

Artículo 87.

Toda persona tiene derecho al trabajo y el deber de trabajar.  

Artículo 88.

El Estado garantizará la igualdad y equidad de hombres y mujeres en el ejercicio del derecho al trabajo.  

Artículo 90.

La jornada de trabajo diurna no excederá de ocho horas diarias ni de cuarenta y cuatro horas semanales.  

Artículo 91.

Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales.  

 

De los derechos culturales y educativos

Artículo 100.

Las culturas populares constitutivas de la venezolanidad gozan de atención especial, reconociéndose y respetándose la interculturalidad bajo el principio de igualdad de las culturas.  

 

Artículo 101.

El Estado garantizará la emisión, recepción y circulación de la información cultural.  

 

Artículo 102.

La educación es un derecho humano y un deber social fundamental, es democrática, gratuita y obligatoria.  

 

Artículo 108.

Los medios de comunicación social, públicos y privados, deben contribuir a la formación ciudadana.  

 

Artículo 111.

Todas las personas tienen derecho al deporte y a la recreación como actividades que benefician la calidad de vida individual y colectiva.  

 

De los derechos económicos

Artículo 112.

Todas las personas pueden dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia, sin más limitaciones que las previstas en esta Constitución y las que establezcan las leyes, por razones de desarrollo humano, seguridad, sanidad, protección del ambiente u otras de interés social.  

Artículo 113.

No se permitirán monopolios.  

Artículo 114.

El ilícito económico, la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos conexos, serán penados severamente de acuerdo con la ley.  

Artículo 115.

Se garantiza el derecho de propiedad.  

Artículo 117.

Todas las personas tendrán derecho a disponer de bienes y servicios de calidad, así como a una información adecuada y no engañosa sobre el contenido y características de los productos y servicios que consumen, a la libertad de elección y a un trato equitativo y digno.  

Artículo 118.

Se reconoce el derecho de los trabajadores y trabajadoras, así como de la comunidad para desarrollar asociaciones de carácter social y participativo, como las cooperativas, cajas de ahorro, mutuales y otras formas asociativas.  

 

De los derechos de los pueblos indígenas

Artículo 119. El Estado reconocerá la existencia de los pueblos y comunidades indígenas, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para desarrollar y garantizar sus formas de vida.  

 

De los derechos ambientales

Artículo 127.

Es un derecho y un deber de cada generación proteger y mantener el ambiente en beneficio de sí misma y del mundo futuro. Toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de una vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado.  

 

 

Artículo 128.

El Estado desarrollará una política de ordenación del territorio atendiendo a las realidades ecológicas, geográficas, poblacionales, sociales, culturales, económicas, políticas, de acuerdo con las premisas del desarrollo sustentable, que incluya la información, consulta y participación ciudadana.  

 

De los Deberes

 

Artículo 130.

Los venezolanos y venezolanas tienen el deber de honrar y defender a la patria, sus símbolos y, valores culturales, resguardar y proteger la soberanía, la nacionalidad, la integridad territorial, la autodeterminación y los intereses de la Nación.  

 

Artículo 131.

Toda persona tiene el deber de cumplir y acatar esta Constitución, las leyes y los demás actos que en ejercicio de sus funciones dicten los órganos del Poder Público.  

 

Artículo 132.

Toda persona tiene el deber de cumplir sus responsabilidades sociales y participar solidariamente en la vida política, civil y comunitaria del país, promoviendo y defendiendo los derechos humanos como fundamento de la convivencia democrática y de la paz social.  
 

 

PARA EVALUAR LOS ELEMENTOS DE TU INVESTIGACIÓN DESDE EL IAPT

POR ALICE PEÑA MALDONADO

EL SIGUIENTE ESQUEMA TE PERMITE EVALUAR LOS ELEMENTOS CLAVES DE TU INVESTIGACIÓN:

EN PRIMER LUGAR TENEMOS EL SUJETO HISTÓRICO (1), EN SITUACIÓN Y PROYECCIÓN QUE ESTA VINCULADO CON EL OBJETO DE ESTUDIO (2) DE LA INVESTIGACIÓN

DESDE LA INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPATIVA TRANFORMADORA (IAPT) EL SUJETO ES EL QUE PARTICIPA ACTIVAMENTE O NO EL EL OBJETO DE ESTUDIO Y QUE DESEAMOS INVESTIGAR PARA LOS FINES DE CAMBIO Y TANSFORMACIÓN QUE SOLO SUCEDERÁ CON LA PARTICIPACIÓN ACTIVA DE LAS PERSONAS, DE LOS CIUDADANOS, DE LOS GRUPOS, DE LOS MOVIMIENTOS, DE LAS COMUNIDADES, ETC.

EN CUANTO A LA METODOLOGÍA (3):

SE TRATA DEL PARADIGMA ELEGIDO QUE SI ES DESDE EL IAPT SE TRATA DEL SOCIOCRITICO.  Y CUYOS PROCEDIMIENTOS Y TÉCNICAS VAN CON LA PARTICIPACIÓN, DIALOGO DE SABERES Y SISTEMATIZACION DE EXPERIENCIAS.

RESPECTO AL CONTEXTO:

ENCONTRAMOS EL ESPACIO SOCIO GEOGRÁFICO (4) ES DONDE SE VA A DAR LA INVESTIGACIÓN.

Y EL TIEMPO HISTÓRICO (5) ES EL LAPSO DONDE SE CONCIBE LA INVESTIGACIÓN.

COMO RESULTADOS DEL PROCESO INVESTIGADOR:

VEMOS LA ACCION O PRÁCTICA COMUNICACIONAL (6), SI NOS REFERIMOS AL PFG DE COMSO, DONDE SE DERIVA PRODUCTO FINAL QUE VA A PROPICIAR O COINTRIBUIR EN EL CAMBIO DEL INDIVIDUO Y LA TRANSFORMACIÓN DEL ENTORNO DADO, ES DECIR LOS FINES ULTIMOS(7)

 

 

 

 

COMPLEJIDAD E INCERTIDUMBRE DE LA COMUNIDAD

ESTUDIAR LA COMUNIDAD ES UN ACTO INVESTIGATIVO QUE REMITE COMPLEJIDAD E INCERTIDUMBRE ANTE EL HECHO Y FENÓMENO COMUNITARIO.

BASTA VER ESTE GRÁFICO Y Y CONOCER DE UNA COMUNIDAD TODOS ESTOS ASPECTOS PARA VER LA NECESIDAD DE CONTAR CON DIVERSAS METODOLOGÍAS E IR APROXIMANDONOS A ELLA.

DE ALLI QUE NECESITA NO SÓLO LA MIRADA DE UN GRUPO INVESTIGADOR SINO DE LA PROPIA COMUNIDAD PARA PRODUCIR UN CONOCIMIENTO DE ELLA MISMA VÁLIDO, VERDADERO Y ÚTIL.

PARADIGMA SOCIOCRITICO

Paradigma Sociocrítico

Paradigma Sociocrítico Esta perspectiva surge como respuesta a las tradiciones positivistas e interpretativas y pretenden superar el reduccionismo de la primera y el conservadurismo de la segunda, admitiendo la posibilidad de una ciencia social que no sea ni puramente empírica ni solo interpretativa. El paradigma critico introduce la ideología de forma explicita y la autorreflexión critica en los procesos del conocimiento. Tiene como finalidad la transformación de la estructura de las relaciones sociales y dar respuesta a determinados problemas generados por éstas. Sus principios son: • Conocer y comprender la realidad como praxis • Unir teoría y practica (conocimiento, acción y valores) • Orientar el conocimiento a emancipar y liberar al hombre • Implicar al docente a partir de la autorreflexion El paradigma socio-crítico de acuerdo con Arnal (1992) adopta la idea de que la teoría crítica es una ciencia social que no es puramente empírica ni sólo interpretativa; sus contribuciones, se originan, “de los estudios comunitarios y de la investigación participante” (p.98). Tiene como objetivo promover las transformaciones sociales, dando respuestas a problemas específicos presentes en el seno de las comunidades, pero con la participación de sus miembros. El paradigma socio-crítico se fundamenta en la crítica social con un marcado carácter autorrelexivo; considera que el conocimiento se construye siempre por intereses que parten de las necesidades de los grupos; pretende la autonomía racional y liberadora del ser humano; y se consigue mediante la capacitación de los sujetos para la participación y transformación social. Utiliza la autorrelexión y el conocimiento interno y personalizado para que cada quien tome conciencia del rol que le corresponde dentro del grupo; para ello se propone la crítica ideológica y la aplicación de procedimientos del psicoanálisis que posibilitan la comprensión de la situación de cada individuo, descubriendo sus intereses a través de la crítica. El conocimiento se desarrolla mediante un proceso de construcción y reconstrucción sucesiva de la teoría y la práctica. Popkewitz (1988) afirma que algunos de los principios del paradigma son: conocer y comprender la realidad como praxis; unir teoría y práctica, integrando conocimiento, acción y valores; orientar el conocimiento hacia la emancipación y liberación del ser humano; y proponer la integración de todos los participantes, incluyendo al investigador, en procesos de autorrelexión y de toma de decisiones consensuadas, las cuales se asumen de manera corresponsable. Entre las características más importantes del paradigma socio-crítico aplicado al ámbito de la educación se encuentran: la adopción de una visión global y dialéctica de la realidad educativa; la aceptación compartida de una visión democrática del conocimiento así como de los procesos implicados en su elaboración; y la asunción de una visión particular de la teoría del conocimiento y de sus relaciones con la realidad y con la práctica. Toda comunidad se puede considerar como escenario importante para el trabajo social asumiendo que es en ella donde se dinamizan los procesos de participación. Se sostiene que la respuesta más concreta a la búsqueda de soluciones está en establecer acciones a nivel de la comunidad con una incidencia plurifactorial y multidisciplinaria, es decir, de todas las organizaciones políticas y de masas, además de todos los representantes de las instituciones de cada esfera de conocimiento, no sólo para resolver problemas, sino para construir la visión de futuro que contribuirá a elevar la calidad de vida de esas personas o la calidad del desempeño de ellas en el ámbito de su acción particular, ya sea el educativo, el político, social, el general u otro. Para Habermas (1986) el conocimiento nunca es producto de individuos o grupos humanos con preocupaciones alejadas de la cotidianidad; por el contrario, se constituye siempre en base a intereses que han ido desarrollándose a partir de las necesidades naturales de la especie humana y que han sido configurados por las condiciones históricas y sociales. Sociocrítico: Fundamentos: Teoría crítica Naturaleza de la realidad: Compartida, Holística, Construida, Dinámica, Divergente Finalidad de la investigación: Identificar potencial de cambio, emancipación delos sujetos. Analizar la realidad Relación sujeto – objeto: Relación influida por el compromiso. El investigador es un sujeto más. Valores: Compartidos. Ideología compartida Teoría – Práctica: Indisociables. Relación dialéctica. La práctica es teoría en acción Criterios de calidad: Intersubjetividad, validez consensuada. Técnicas, instrumentos y estrategias: Estudio de casos. Técnicas dialéctica Análisis de datos: Intersubjetivo. Dialectico Teoría Crítica Según Boladeras (1996) el conocimiento, entendido por Habermas, es el conjunto de saberes que acompañan y hacen posible la acción humana. Para Habermas el positivismo ha desplazado al sujeto cognoscente de toda intervención creativa en el proceso de conocimiento y ha puesto en su lugar al método de investigación. Habermas (1988) sostiene que una ciencia social empírico-analítica sólo puede proporcionarnos un control técnico de ciertas magnitudes sociales, pero la misma es insuficiente cuando nuestro interés cognoscitivo apunta más allá de la dominación de la naturaleza; el mundo social es un mundo de significados y sentidos y la ciencia social positivista se anula a sí misma al pretender excluirlos de su análisis. Es de este rechazo al positivismo es donde nace el interés por desarrollar su propia teoría del conocimiento, la cual será, una teoría de la sociedad. Habermas (op.cit.) parte de un esquema de dos dimensiones para entender la sociedad en su desarrollo histórico: una dimensión técnica que comprende las relaciones de los seres humanos con la naturaleza, centradas en el trabajo productivo y reproductivo; y una dimensión social que comprende las relaciones entre los seres humanos, centrada en la cultura y en las normas sociales. La crítica del precitado autor estuvo dirigida a denunciar en la sociedad contemporánea la hegemonía desmedida de la dimensión técnica, producto del desarrollo del capitalismo industrial y del positivismo. El esfuerzo plantea una relación más equilibrada entre ambas dimensiones para liberar a los seres humanos del tecnicismo. Habermas estableció los parámetros de esa interrelación más equilibrada a partir de su concepto de intereses del conocimiento (Ureña, 1998). Para él los intereses son las orientaciones básicas de la sociedad humana en torno al proceso de reproducción y autoconstitución del género humano, es decir, las orientaciones básicas que rigen dentro de la dimensión técnica y la dimensión social en el desarrollo histórico de la sociedad. Considera el autor citado que la sociedad humana se transforma a sí misma a través de la historia, mediante el desarrollo en torno a esas dos dimensiones. Desde una perspectiva histórica el conocimiento del ser humano sobre la naturaleza lo condujo a lograr el conocimiento técnico sobre ella, lo cual dio origen a las ciencias naturales. Habermas lo denominó orientación básica de interés técnico. El estudio y la comprensión de las relaciones entre los seres humanos y de su entendimiento mutuo dio paso al desarrollo de las ciencias hermenéuticas partiendo de la orientación básica que el precitado autor llama interés práctico. Habermas (1994) demostró que los objetos de conocimiento se constituyen a partir del interés que rija la investigación. El sujeto construye a su objeto de estudio a partir de los parámetros definidos por un interés técnico o un interés práctico; además, de la experiencia que se tenga de él, el lenguaje en que esa experiencia se exprese y el ámbito en que se aplique la acción derivada de dicho conocimiento. El concepto de interés del conocimiento nos muestra la relación que existe entre Teoría del Conocimiento y Teoría de la Sociedad; ambas teorías se necesitan una a la otra para su conformación. La Teoría del Conocimiento es al mismo tiempo una Teoría de la Sociedad, porque los intereses por el conocimiento sólo pueden fundamentarse desde una teoría social que conciba la historia como un proceso en donde el ser humano se auto constituye y genera esos conocimientos en ese mismo proceso. La Teoría de la Sociedad, por su parte, necesita de la Teoría del Conocimiento, porque el desarrollo histórico de la sociedad sólo puede comprenderse a partir de los conocimientos generados por ella en las dimensiones técnicas y sociales. Según Habermas (op.cit.) con la opresión causada por parte de una naturaleza externa al ser humano no dominada y de una naturaleza propia deficientemente socializada, aparece una tercera “orientación básica” que él denomina interés emancipatorio, que se identifica con el proceso mismo de autoconstitución histórica de la sociedad humana. La emancipación es un interés primario que impulsa al ser humano a liberarse de las condiciones opresoras tanto de la naturaleza externa como de los factores internos de carácter intersubjetivo e intrasubjetivo (temores, aspiraciones, creencias, entre otros) aunque encuentre obstáculos para lograrlo. En síntesis, según Habermas (1994) el saber es el resultado de la actividad del ser humano motivada por necesidades naturales e intereses. Se constituye desde tres intereses de saberes llamados por él como técnico, práctico y emancipatorio. Cada uno de esos intereses constitutivos de saberes asume forma en un modo particular de organización social o medio, y el saber que cada interés genera da lugar a ciencias diferentes. La ciencia social crítica es, por tanto, la que sirve al interés emancipatorio hacia la libertad y la autonomía racional. Una ciencia social crítica procura ofrecer a los individuos un medio para concienciarse de cómo sus objetivos y propósitos pueden haber resultado distorsionados o reprimidos y especificar cómo erradicarlos de manera que posibilite la búsqueda de sus metas verdaderas. En este sentido, la ciencia social crítica facilita el tipo de entendimiento autorrelexivo mediante el cual los individuos explican por qué les frustran las condiciones bajo las cuales actúan, y se sugiere la clase de acción necesaria para eliminar, si procede, las fuentes de tal frustración. Así como, plantear y adoptar opciones para superar las limitaciones que experimente el grupo social. La teoría crítica no sólo es crítica en el sentido de manifestar un público desacuerdo con las disposiciones sociales contemporáneas, sino también en el sentido de desenmascarar o descifrar los procesos históricos que han distorsionado sistemáticamente los significados subjetivos. Además, propicia la comunicación horizontal para que los sujetos integrantes del grupo puedan prever y aplicar posibles opciones para superar las dificultades que les afectan, dominan u oprimen. Habermas (op.cit.) postuló que los fundamentos normativos que justifican la ciencia social crítica pueden derivarse del análisis del lenguaje y del discurso ordinario. Por tanto para asumir roles de diálogo los participantes deben estar libres de limitaciones; debe existir una distribución simétrica de oportunidades para la selección y empleo actos de habla que puedan generar igualdad efectiva de oportunidades para todos los participantes de un determinado grupo. En particular, todos los participantes deben tener la misma posibilidad de iniciar y perpetuar un discurso, de proponer, de cuestionar, de exponer razones a favor o en contra de cualesquier juicio, explicaciones, interpretaciones y justificaciones, sin que alguno de los integrantes se erija en director o líder del grupo. Una teoría crítica es producto de un proceso de crítica; es el resultado de un proceso llevado a cabo por un grupo cuya preocupación sea la de denunciar contradicciones en la racionalidad o en la justicia de los actores sociales a in implementar las acciones para transformarse hacia el bien común de la organización social. Carr y Kemmis (1988) sostienen que: “…la ciencia social crítica intenta analizar los procesos sociales e históricos que influyen sobre la formación de nuestras ideas sobre el mundo social (por ejemplo, el papel del lenguaje en el modelado de nuestro pensamiento, o el de los factores económicos o culturales en el modelado de nuestras circunstancias)” (p. 368). Habermas (1994) distingue las funciones mediadoras de la relación entre lo teórico y lo práctico en la ciencia social crítica, a través de dos dimensiones: una instrumental y una comunicativa. La primera comprende lo teleológico–estratégico y promueve un tipo de interacción social basado en intereses comunes y en un adecuado cálculo de las posibilidades de éxito. La segunda promueve una interacción basada en procesos cooperativos de interpretación para que los individuos afectados por una situación común realicen una comprensión compartida de la misma y generen el consenso entre ellos con el in de alcanzar soluciones satisfactorias para el grupo. La primera dimensión de interacción requiere de pocos puntos en común entre los participantes, sentados en torno a los medios para lograr el objetivo deseado; la segunda dimensión requiere compartir significados y valoraciones para que el entendimiento sea posible, ello presupone un cierto grado de comunidad en el mundo de la vida. Habermas parte del concepto de acción comunicativa porque él cree que es centralmente constitutivo de la sociedad humana; por ello trata, a partir de dicho concepto, de reconstruir una filosofía de la racionalidad. Para este autor la razón es una trama discursiva que articula las acciones de los individuos. Éstos pueden comprenderse porque comparten un mismo mundo simbólico que garantiza el que se otorgue validez al proceso dialógico. Es el mundo de la vida el que garantiza que los individuos de una misma sociedad compartan esos elementos simbólicos que hacen posible la cooperación y el entendimiento (Boladeras, 1996). Pero el concepto de acción comunicativa es, además, eminentemente crítico, pues las posibilidades ideales que el concepto plantea desenmascaran el carácter mutilado de la comunicación vigente en la sociedad contemporánea. Es aquí donde Habermas aplica a un nivel social general la concepción autorelexiva del psicoanálisis, como el proceso crítico que permite tomar conciencia de la represión y mutilación que llevan adelante las instituciones de las sociedades industrializadas avanzadas, represión análoga a la experimentada por el paciente neurótico.

| Referencias (0)

INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPATIVA

Investigación-Acción-Participativa (IAP)
 INVESTIGACION ACCIÓN PARTICIPATIVA
Enfoques:
Se trata de una metodología que permite desarrollar un análisis participativo, donde los actores implicados se convierten en los protagonistas del proceso de construcción del conocimiento de la realidad sobre el objeto de estudio, en la detección de problemas y necesidades y en la elaboración de propuestas y soluciones.Con el fin de detectar esas demandas reales relacionadas con el objeto de estudio y concretarlas en propuestas de acción ajustadas a necesidades sentidas, se desarrolla un proceso de investigación que apunta a la transformación mediante el trabajo con colectivos, asociaciones, grupos de vecinos/as y otros actores del municipio con sensibilidades o intereses comunes, lo cual facilita una movilización hacia la implicación ciudadana que favorece la creatividad social en beneficio de toda la comunidad local. El conocimiento de la realidad se construye progresivamente en un proceso participativo en el cual los actores implicados “tienen la palabra”, y de este modo se crean las condiciones que facilitan espacios de reflexión, programación y acción social relacionados con los problemas que plantea el objeto de estudio.Para crear esas condiciones necesarias se aplica un procedimiento de investigación riguroso bajo el enfoque de la denominada Investigación-Acción Participativa (IAP), que propone intervenir de forma integral e integradora en el territorio. Tal procedimiento investigador persigue la elaboración de un conocimiento sobre el objeto de estudio que sea útil socialmente y que permita la implementación de Planes de Acción Integral, donde la participación ciudadana, plena y consciente, sea un eje articulador básico. Por eso se trabaja con grupos humanos, con el fin de transformar su entorno, a partir del conocimiento crítico de la realidad que les rodea y de la puesta en marcha de un conjunto de estrategias y propuestas vertebradoras.

La IAP no ofrece una batería de respuestas y soluciones a los problemas, sino que propicia la conversación y el diálogo como mecanismos con los que crear procesos donde los sujetos afectados aporten, tras la reflexión, soluciones a sus problemas. Construyendo las respuestas con los distintos agentes sociales y ciudadanos del municipio se abre un gran abanico de posibilidades, pero las respuestas, soluciones y propuestas de acción se ajustarán más a la realidad concreta, en la medida en que han sido participadas y compartidas por la ciudadanía en el proceso de investigación-acción.

Los ejes centrales en que se basa el desarrollo de una Investigación-Acción-Participativa son los siguientes:- En primer lugar, se han de delimitar unos objetivos a trabajar que responden a la detección de determinados síntomas, como por ejemplo: déficits de infraestructuras, problemas de exclusión social, etc.- A esta etapa de concrección le siguen otras de apertura a todos los puntos de vista existentes entorno a la problemática y objetivos definidos: se trata de elaborar un diagnóstico y recoger posibles propuestas que salgan de la propia praxis participativa y que puedan servir de base para su debate y negociación entre todos los sectores sociales implicados.

- Esta negociación es la que da lugar a una última etapa, de cierre, en la que las propuestas se concretan en líneas de actuación y en la que los sectores implicados asumen un papel protagonista en el desarrollo del proceso.

- La puesta en marcha de estas actuaciones abre un nuevo ciclo en el que se detectarán nuevos síntomas y problemáticas, y en el que cabrá definir nuevos objetivos a abordar.

En todo este proceso cabe resaltar la importancia de dos elementos: la comisión de seguimiento y el grupo de investigación-acción-participativa o GIAP.

- La comisión de seguimiento.

Se trata de una comisión que reune a todas las entidades potencialmente interesadas en debatir el proyecto en cada una de sus etapas: equipo investigador, representantes del tejido asociativo y de la administración (políticos y técnicos).

El número de integrantes no es fijo, sino que variará en cada investigación dependiendo del territorio y del momento del proceso. La idea es que, a medida que la investigación llegue a más sectores organizados, éstos se vayan integrando en las reuniones de la comisión.

Los obejtivos de esta comisión son la realización del seguimiento, la supervisión y la reorientación de la investigación; el planteamiento y el debate de los diferentes puntos de vista en torno al tema planteado; y el debate y la negociación de las propuestas.

Aspectos a tener en cuenta para un buen funcionamiento de la comisión son: fijar una frecuencia bimestral o trimestral de reuniones; evitar que la comisión interfiera en el día a día de la investigación, ya que su presencia constante podría alterar el contacto con la base social; presencia de uno o dos miembros del equipo investigador como secretarios que vayan recogiendo las intervenciones y anotando cualquier aspecto relevante en la relación entre los participantes.

Por último, es importante que los miembros de la comisión se comprometan a dar publicidad a la investigación, con el fin de que en las posteriores reuniones se puedan ir incorporando nuevas asociaciones e instituciones.

- Grupo de investigación-acción-participativa (GIAP).

Se trata de un grupo mixto formado por el equipo investigador y vecinos de la comunidad que tiene por objetivo participar de forma activa en el proceso.

La captación de vecinos se puede iniciar en la primera reunión de la comisión de seguimiento, pero es importante que no se apunten presidentes ni dirigentes comunitarios, sino gente de la base asociativa (especialmente mujeres y jóvenes) y no asociada. En cuanto a la cantidad de vecinos, a partir de 3 personas se puede constituir un GIAP, aunque es recomendable que el número de vecinos no sea inferior al del número de miembros del equipo investigador.

Se pretende que este grupo asuma una alta corresponsabilidad y protagonismo a lo largo del proceso, tanto por lo que se refiere al diseño de la investigación, como al análisis de los materiales de campo y a la capacidad para elaborar propuestas.

Estos vecinos pueden aportar, entre otros aspectos, conocimientos e informaciones básicas sobre el territorio y la comunidad, proporcionar y realizar contactos con la base social, definir cuales son las relaciones sociales y posicionamientos de los diferentes grupos de la comunidad, etc. Incluso pueden llegar a formar plataformas estables dinamizadoras de la comunidad, asumiendo la realización, evaluación y retroalimentación de los proyectos elaborados.

La frecuencia de reuniones variará según el tipo de grupo y el momento de la investigación, aunque se acosenja una reunión semanal o quicenal. Además, es importante que en las primeras reuniones el equipo investigador asuma un papel más activo y dinamizador del grupo.

Por último, al igual que en el caso de la comisión de seguimiento, se puede dejar constancia de los debates mantenidos en un documento que sirva de material de análisis.

Materiales de referencia:
Villasante, T.R. y otros (2000-2001): Construyendo Ciudadanía 1 y 2 Ed. Viejo Topo, Barcelona; Construyendo Ciudadanía 3 (2002)Ed. IEPALA – CIMAS, Madrid; Contuyendo Ciudadanía 4 (2002) Ed. Nordan – CIMAS, Montevideo.
Investigaciones Prácticas (Master en Investigación Participativa para el Desarrollo Local – UCM. Facultad de CC. Políticas y Sociología. 1995 – 2003).
Agenda 21 de Arganda del Rey y Agenda 21 de Pinto (Comunidad de Madrid, España).
Herramientas relacionadas:
Analizadores construidos; Analizadores históricos; Conjuntos de acción; Datos secundarios; Dinámicas de grupo; Encuesta participativa; Entrevista en profundidad; Entrevista grupal; Entrevista individual; Flujograma; Grupo de discusión; Informante clave; Mapas de redes; Mapas sociales; Mayéutica socrática; Método FODA; Observación participante; Sociograma; Talleres de autodiagnóstico; Talleres de creatividad social; Talleres de devolución; Talleres de propuestas
Experiencias:
Agenda 21 Local de Arganda del Rey (Madrid, España); Agenda 21 Local de Diego de Almagro (Chile); Agenda 21 Local de Pinto (Madrid, España); Presupuestos Participativos en Las Cabezas de San Juan (España): El Reparto

COLECTIVOS DE INVESTIGACIÓN E INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPATIVA

http://www.ucv.ve/fileadmin/user_upload/vrac/documentos/Curricular_Documentos/Evento/Ponencias_1/Chacin__Cobos_y_Aray.pdf

COLECTIVOS DE INVESTIGACION

 

http://www.colectivoioe.org/uploads/89050a31b85b9e19068a9beb6db3dec136885013.pdf

INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPATIVA