PROYECTO COMUNITARIO

Inicio » SOPORTE METODOLOGICO » LA PARTICIPACIÓN: ¿SOLUCIÓN O PROBLEMA?

LA PARTICIPACIÓN: ¿SOLUCIÓN O PROBLEMA?

Categorías

Acción AntiDialógica Acción Dialógica AGENCIAS DE NOTICIAS aprendizajes significativos ARBOL DE PROBLEMAS Y OBJETIVOS AUDIOVISUAL CATEGORIAS DE LA COMUNIDAD COLECTIVOS DE INVESTIGACIÓN COMPLEJIDAD COMUNITARIA COMUNICACION COMUNICACION COMUNITARIA COMUNICACION INSTITUCIONAL COMUNICACION ORGANIZACIONAL COMUNICACIÓN ALTERNATIVA COMUNICACIÓN ASAMBLEARIA COMUNICACIÓN COLECTIVA COMUNICACIÓN HUMANISTA COMUNICACIÓN INTERNACIONAL COMUNICACIÓN VIRTUAL COMUNICADOR POPULAR COMUNIDAD Conversatorios CRBV 1999 desarrollo comunitario DESDE ABAJO diagnóstico participativo Dialogo EDUCACION DE MEDIOS epistemología y teoria de la comunicación ESTRUCTURAS DOMINANTES ESTUDIO DE ESCENARIOS Fernando Abad Filosofía de la Comunicación FORMACION DE EQUIPOS DE TRABAJO GRUPOS FOCALES GUION PARA LA CONCIENCIACIÓN IAP INVESTIGACION ACCIÓN INCERTIDUMBRE COMUNITARIA INFORMACIÓN INTERNACIONAL Informe Mac Bride INTEGRACION DE SABERES investigacion cualitativa Investigador Investigador comunicador Investigador Social KAPLUN mapas mentales marco jurídico de la Comunicación e Información MATRIZ FODA MEDIOS DE COMUNICACION SOCIAL METODOLOGIA COMUNITARIA Metodología Dialógica Paradigmas de investigación social PARTICIPACIÓN Participación ciudadana PAULO FREIRE PDES del Estado Venezolano Pensamiento emancipador Perfil Profesional del Comunicador Popular PERIODICOS COMUNITARIOS PERIODISMO COMUNITARIO PODER COMUNAL PODER POPULAR Poder y Solidaridad desde la comunicación Problematización PROTAGONISMO CIUDADANO RADIO COMUNITARIA Reflexión Acción SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS Sistematización SOPORTE RADIAL t TECNICAS CONVERSACIONALES técnicas de investigación ¿QUE ES PROYECTO?

LA PARTICIPACIÓN: ¿SOLUCIÓN O PROBLEMA?
Cecilia Linares, P. E. Mora y S. Correa
PREMISAS PARA SU ESTUDIO
El tema de la participación social ocupa un lugar relevante en las ciencias sociales desde hace algunos
años, se inscribe en una alternativa política que se acerca más a la utopía que al real desenvolvimiento
del mundo actual. Busca una relación estado-sociedad diferente, donde el hombre deje
de ser objeto para trocarse en sujeto. Es una proyección optimista, inscripta en la reflexión sobre
cómo construir sociedades verdaderamente democráticas donde la justicia, la igualdad, la
solidaridad y el humanismo no sean solamente metas declaradas, inalcanzables en la práctica
cotidiana.
En momentos de crisis, en que se decreta la muerte de las ideologías, el fin de la historia y
las leyes del mercado se ofrece como única opción para alcanzar el desarrollo, cuando el mito del
progreso continuo, la filosofía de la ilustración y la fe en la razón chocan con una realidad depauperada,
llena de contradicciones y el pesimismo y la desilusión hacen presa de las conciencias,
estas formas de pensar buscan una nueva racionalidad que dé forma a un proyecto futuro, donde
el desarrollo sea un proceso autogenerado, multirrelacional que parte desde dentro –aunque puede
ser apoyado desde fuera–, pero nunca ajeno a los valores de identidad que distinguen dicha
comunidad y cuyo objetivo sea elevar la calidad de la vida y no contribuir a la pérdida de los marcos
de referencia y de las notas esenciales que definen una cultura.
En este contexto la participación se convierte en el prerrequisito que posibilita un verdadero
desarrollo endógeno, en tanto proceso de cambio, transformación y apropiación autónoma de
la sociedad que se deriva como resultado de enfrentar y resolver sus contradicciones y conflictos
a través de la intervención consciente y activa de todos sus integrantes. Es la vía para construir, a
partir de las bases, una sociedad integrada que dé a cada uno de sus miembros la posibilidad de
decidir sobre los aspectos vitales de su vida. Constituye un método de autoaprendizaje que
transcurre en el propio proceso de toma de decisiones e implica un compromiso activo por parte
de quienes quieren participar.
Esta línea de pensamiento proclama la promoción de modelos de autogestión que coloquen
al hombre en el centro de sus actividad y eviten que tanto la producción como el consumo, se
conviertan en medios de sometimiento y alienación.
La historia ha corroborado que la génesis de los procesos participativos son por lo general
problemas sociales que afectan directamente a un grupo de personas, quienes deciden resolverlos
bajo su cuenta y riesgo. Son la expresión de grupos y movimientos surgidos por la inminencia
de la necesidad, sin el lastre y la inercia de la burocracia. Tales movimientos han sido útiles para
socializar una ideología democrática entre las clases populares, pero por sobre todo han servido
para que se considere por la sociedad, e inclusive tome cuerpo intelectual, el derecho de todos
los sectores a participar en las decisiones de los asuntos que le atañen.
¿Puede convertirse esta alternativa política en opción real frente a las tendencias homogenizadoras
de las sociedades actuales?
¿Existen en nuestra sociedad condiciones reales para que estos procesos tengan cabida?
¿ Constituyen una vía posible para el perfeccionamiento de la sociedad cubana en todos
sus ámbitos?
Muchas preguntas podrían hacerse y sus respuestas traerían aparejadas otras preguntas
más. Sólo quisiéramos presentar en forma sintética nuestra interpretación del proceso que pretendemos
investigar y promover, con el propósito de contar con un marco de referencia teórico
conceptual sobre el tema en cuestión.
1. La participación es un proceso activo encaminado a transformar las relaciones de poder
y tiene como intención estratégica incrementar y redistribuir las oportunidades de los actores sociales
de tomar parte en los procesos de toma de decisiones.
2. El proceso abordado no es un estado que se alcanza por convocatoria, ni por voluntad de
quienes quieren promoverlo. Nace de la necesidad individual y colectiva y lleva implícito todo un
conjunto de procesos políticos, sociales y sicológicos en tanto está protagonizado por el hombre
y las estructuras y espacios donde se concretan.
3. Este conjunto de espacios en que cristaliza la participación forma parte de la multiplicidad
de escenarios sociales que se vinculan recíprocamente y son a su vez subconjuntos de una
sociedad determinada que impone tipos específicos de relaciones globales.
4. Fuera y dentro de cada escenario se manifiestan uno u otro tipo de relaciones que al consolidarse
perfilan determinados pactos más o menos móviles que definen explícita e implícitamente
poderes y roles específicos para cada actor social. Por lo tanto cada uno de ellos poseerá
una cuota de poder diferente en relación con el resto, que establecen relaciones de subordinaci
ón. Sin embargo, tradicionalmente hay algunos actores sociales que son omitidos, en cuyo caso
no participan y quedan impedidos para hacer prevalecer sus intereses.
5. La participación no es homogénea, alcanza distintos niveles y diferentes formas de expresi
ón. Se manifiesta en los múltiples ámbitos de la vida, pero la posibilidad real de fomentar y
mantener estos procesos, va a estar directamente condicionada por un conjunto de factores de
diversa índole y grados de generalidad, muchos de los cuales desbordan el marco local de una comunidad
o escenario concreto en que se desenvuelve la participación. Estas condiciones generan
un clima favorable o no al florecimiento de estos procesos.
6. La participación es un ejercicio que brinda los medios de intervenir en el desarrollo y permite
ir creando espacios, para influir en las decisiones que afectan la vida. La base orgánica para
lograrla son las agrupaciones humanas que incluyen formas con diferentes niveles de estructuraci
ón, ellas suponen una necesidad y una voluntad comunes formalizadas para alcanzar un propósito,
conducirse a sí mismas, y sobre todo, relacionarse con los de afuera y lograr los beneficios. Allí
se despliegan de manera orgánica, tácticas y estrategias que conducen a la solución. Se toman decisiones
y se generan actividades. Se establecen normas y se conjugan intereses y las personas se
ubican frente a frente relacionándose mutuamente.
7. La participación como parte sustantiva en la formulación de objetivos y estrategias del desarrollo
cultural intenta sustituir la óptica difusionista que privilegia el consumo individual en su
rol de espectador, por otra que implica la intervención activa de la población en el complejo proceso
de construcción de su vida individual y social. Se basa en el derecho a la cultura y tiene entre
sus propósitos disminuir el analfabetismo y la marginación cultural, pero no se agota en el esfuerzo
de extensión cultural, sino que busca desplegar acciones que propicien a los actores sociales,
en la diversidad de sus diferencias, construir espacios para la toma de decisiones y les posibilita
expresar al máximo su capacidad y creatividad individual y colectiva.
8. En las condiciones del mundo actual, la participación como proceso de toma de decisiones
siempre estará limitada y se circunscribe eminentemente a expresiones microsociales en el
marco de una organización concreta, determinada y relacionada con el desempeño por alcanzar
una meta. Su desarrollo siempre estará influenciado por el contexto macro donde se encuentra
insertada.
CONCEPTOS BÁSICOS
De acuerdo con las premisas antes expuestas proponemos el siguiente esquema conceptual
para el estudio de la participación social en la cultura:
1. Participación: Actividad desplegada por el conjunto de actores sociales en la consecuci
ón de un proyecto de acción común de determinados objetivos y metas, el cual tendrá formas y
niveles diferentes de expresión.
2. Actores sociales: Individuos, grupos, organizaciones o instituciones que actúan en un
escenario concreto o fuera de este representando sus intereses. Cada uno de ellos jugará un rol
determinado y ejercerá una influencia específica.
3. Escenarios de participación: Ambitos, sectores o áreas de la sociedad caracterizados
por una dinámica particular de interrelación donde se suceden los procesos participativos. Tales
escenarios pueden tener distinto alcance y posición en la estructura social.
De acuerdo con los fines de este trabajo proponemos centrarnos en escenarios locales comprendidos
como aquella unidad histórica, cultural, geográfica y poblacional específica caracterizada
por una dinámica interna y externa.
4. Políticas de participación: Principios y procedimientos sociales de intervención o no, que
sirven de base a la proyección de los diferentes escenarios y que contemplan las vías de desarrollo de
la participación (incluye políticas globales y específicas).
5. Estructuras de participación: Conjunto de elementos, normas, mecanismos, procedimientos
y canales que posibilitan la participación.
6. Agentes de desarrollo: Individuos, grupos o instituciones que actúan como facilitadores
para generar procesos de participación en determinados escenarios.
7. Niveles de participación: Grados en que los actores sociales acceden a la toma de decisiones
en un proyecto de acción específico. Proponemos la siguiente tipología:
• Movilizativo y de consumo: Proyectos de acción ya elaborados en sus aspectos esenciales,
a los cuales sólo resta ejecutar o consumir.
• Consulta, discusión y/o conciliación: Proyectos de acción elaborados en sus aspectos
esenciales sobre los cuales se pide el parecer, opinión y contribución. Se concilia y se llega a
acuerdos o incluso a decidir algunas alternativas de elementos no vitales.
• Delegación y control: Transferencia de poder para aplicar un proyecto ya elaborado en
sus líneas esenciales. Pueden hacerse variaciones de acuerdo con las condiciones particulares
del escenario en cuestión siempre que no se traicionen sus postulados fundamentales.
• Responsabilidad compartida y co-determinación: Intervención en la toma de decisiones
que incluye todo un proceso que va desde la identificación de las necesidades y los problemas, la
articulación de los objetivos, la formación y negociación de propuestas para la solución, ejecuci
ón y evaluación de las acciones y el reparto de los beneficios.
Este nivel de participación parte de la acción conjunta de personas y organizaciones de la
comunidad creada por sus pobladores, con sus instituciones de gobierno, centros de investigaci
ón, enseñanza y producción.

PRINCIPIOS METODOLÓGICOS PARA EL ANÁLISIS Y FORTALECIMIENTO
DE LA PARTICIPACIÓN: LA INVESTIGACIÓN ACCIÓN PARTICIPATIVA
La Investigación Acción Participativa (IAP) surge por el afán de dinamizar las relaciones
sujeto-objeto y quebrar las distancias investigador-investigado. Se vincula además a la urgente
necesidad de no sólo conformarse con conocer y explicar el problema social, sino también de llegar
a transformarlo, a través de la acción investigativa.
En el marco de la investigación social latinoamericana se inscribe dentro de una profunda
preocupación teórica por conocer la esencia que define nuestras realidades, sus problemas, conflictos
y relaciones, sin acudir a tesis foráneas, las cuales pretenden dar respuestas que tergiversan
las causas de los fenómenos que intentan explicar.
Esta forma de abordar la investigación es calificada como un esfuerzo modesto, pero diná-
mico cuyos cambios y transformaciones se lograrán a lo largo de la práctica investigativa. Su finalidad
fundamental es producir conocimientos y cambios conscientes sobre la realidad cotidiana
de los sujetos sociales, unido a su aprendizaje colectivo. Estará conducida por los propios interesados,
quienes reflexionarán sobre sus problemas y buscarán las vías de influir sobre ellos. Su
aspiración máxima es lograr un desarrollo permanente de la comunidad, de la conciencia crítica
de sus habitantes y favorecer fórmulas de organización social que fomenten procesos de autogesti
ón en torno a los procesos productivos, bienes, servicios y conocimientos. Este tipo de investigaci
ón, por la importancia que da al trabajo en grupo, y por la profundidad causal en el estudio,
puede ser clasificada como una investigación cualitativa.
La investigación cualitativa es un tipo de investigación formativa que ofrece técnicas especializadas
para obtener respuestas a fondo acerca de lo que las personas piensan y cuáles son sus
sentimientos. Esta emana del desarrollo de las siguientes disciplinas: a la Crítica Literaria debe
la interpretación y síntesis de ideas; a las Ciencias Sociales, la perspicacia e inspiración y a la
Teoría Sicoanalítica, las técnicas de entrevista a fondo, que junto al estudio de grupos focales,
constituyen importantes instrumentos de la investigación cualitativa.
Las investigaciones cualitativas, a diferencia de las cuantitativas que básicamente se utilizan
para efectuar mediciones; brindan una mayor comprensión de la realidad. Son investigaciones
interpretativas por depender de la interpretación y perspicacia del investigador, además de
explicativas y marcadamente subjetivas, orientadas al estudio de las motivaciones de los sujetos,
es decir de las causas del comportamiento. Están encaminadas al descubrimiento de la realidad.
Las técnicas cualitativas deben ser utilizadas junto a las cuantitativas de forma interrelacionada
y complementaria. No obstante la Investigación Acción Participativa, por lo novedoso de su
enfoque, desborda los marcos de la investigación cualitativa, enriqueciendo considerablemente las
técnicas de trabajo en grupo.
La IAP está encaminada por la interrelación de cuatro procesos simultáneos:
– Investigación científica colectiva sobre los problemas concretos de una comunidad por
parte de todos los interesados en la solución de los mismos.
No parte de un proyecto o plan prestablecido, este se conformará a partir de los intereses
de los pobladores al incorporarlos al estudio desde su concepción inicial como investigadores de
su propia realidad y como los más capaces de detectar y solucionar los problemas de su localidad.
Este modelo, por tanto, propone la creación de equipos de investigación que incluyan de
manera armónica e interrelacionada a investigadores tanto externos como internos del poblado
en cuestión.
– Reflexión conjunta sobre las causas estructurales y consecuencias de los problemas investigados,
lo mismo que sobre el potencial de la comunidad para superarlos.
Los problemas por investigar surgen del debate de los investigadores externos con los habitantes
de la región al igual que la solución de los mismos.
– Acción organizada tendiente a solucionar tales problemas y a modificar las causas que generan
su existencia.
De la acción conjunta investigadores externos-investigadores internos-comunidad, deben
emanar los programas y proyectos, así como las acciones concretas para solucionar los problemas
detectados, atendiendo a las potencialidades propias del lugar para superarlos y a la necesidad
de apoyo externo en caso de ser necesario.
– Capacitación y educación popular que se logra a través de la práctica de la indagación y de
la sistematización e intercambio del nuevo conocimiento.
La Investigación Acción Participativa es un proceso de constante capacitación y educación
popular, porque desarrolla la capacidad analítica de la población acerca de su propia realidad y
sus posibilidades de autosolucionar los problemas. Para ello entrena a la población en técnicas y
procedimientos que le permitan enfrentar ese proceso de investigación.
Los principios básicos de la IAP son los siguientes:
1. La realidad social no está conformada solamente por objetos materiales y hechos concretos,
sino también por la percepción que de los mismos tiene la gente relacionada con ellos. Es
precisamente este fenómeno perceptual el interés principal de la IAP, es decir, interesa la visión
que de sus problemas tiene la población, lo que determina la necesidad de que participe en la investigaci
ón en todas sus fases.
2. La IAP propone aproximar hasta hacer coincidir el saber popular y el conocimiento cient
ífico. Este modelo parte de reconocer la importancia del conocimiento popular e incorporarlo al
conocimiento científico de manera armónica y nunca antagónica hasta lograr una plena identificaci
ón entre ambos.
3. La IAP tiene un compromiso ideológico en beneficio de los sectores populares. Este tipo
de investigación tiene un marcado partidismo político-ideológico encaminado a desarrollar la democracia
participativa de la población y contribuir al bienestar social de la misma.
4. Se puede ayudar a disminuir las diferencias entre el trabajo manual y el intelectual, eliminando
la distancia entre los residentes de la localidad y el investigador durante el proceso de
investigación.
Incorporar a la comunidad en la concepción y desarrollo de la investigación e identificar el
saber popular y el conocimiento científico, presuponen un acercamiento del trabajador intelectual
y el productivo, lo que brinda a los sectores obreros y campesinos la posibilidad de participar
en la determinación del destino de su comunidad.
El diseño de la Investigación Acción Participativa es participativo y emergente.
Es participativo porque se realiza con la intervención consciente de todas las personas interesadas,
y emergente porque los planes y procedimientos deben surgir del trabajo con la comunidad.
Ya habíamos apuntado la necesidad de que la IAP no parta de un plan prestablecido por el
investigador, ello no significa que no sea posible planificar las actividades investigativas, sino
que estas deben ser planificadas con la participación directa de la comunidad.
Este modelo investigativo no parte de cero, pues su punto de inicio es justamente el saber
popular existente en el territorio, independientemente de cualquier proceso de intervención en la
misma.
Las técnicas de la IAP fueron resumidas por Orlando Fals Borda en cuatro grandes grupos:
1. Investigación colectiva: Se refiere al trabajo en grupo que incluye a investigadores externos
e internos y a la comunidad en la búsqueda de información, detección, jerarquización y soluci
ón de problemas.
2. Recuperación crítica de la historia: Significa, a través de la utilización del saber popular,
recuperar elementos que puedan ser útiles para el análisis de los problemas locales y su posible
solución.
3. Valoración y empleo de la cultura popular: Se logran resultados movilizativos superiores
cuando se toman en cuenta valores esenciales de la región, es decir elementos que los identifican
culturalmente.
4. Producción y difusión del nuevo conocimiento: Se trata no sólo de crear nuevos conocimientos,
sino de difundirlos entre la población apoyándose en la constante retroalimentación
que presupone la técnica conocida como devolución sistémica, que plantea presentar los resultados
investigativos a la población de manera inmediata.
No obstante el propio Fals Borda reconoce la importancia de otras técnicas desarrolladas
por las investigaciones sociales para la recolección y análisis de la información, como la entrevista
abierta, la encuesta, la observación sistemática directa, el diario de campo, el fichero de datos
y fuentes, etc.
La decisión de cuáles técnicas deben ser utilizadas depende del investigador en cuestión,
atendiendo a sus propósitos e intereses y teniendo en cuenta también su creatividad personal.
Algunos autores recomiendan la utilización de autodiagnósticos comunitarios como vía para
la realización de investigaciones participativas en sus fases iniciales de detección y jerarquizaci
ón de problemas.
Esta técnica es reconocida como una forma de diagnóstico activo y democrático que incorpora
a la población y sigue los principios de la IAP. El autodiagnóstico comunitario jamás parte
de cero, sino que aprovecha el saber y la experiencia comunitaria y no sólo posibilita la detección
de los problemas de la comunidad sino también revaloriza los elementos positivos que existen.
Este ha sido utilizado y es recomendado en cuestiones sociales, culturales y comunicacionales.
Los pasos que se plantean para la realización del autodiagnóstico comunitario son los siguientes:
1. Identificación del problema o del tema general: Se trata de detectar qué problemas generales
afectan a la comunidad para esbozar un tema global de investigación que sirva de punto de
partida.
2. Análisis del contexto del problema o del tema: De este problema o tema global detectado,
los dos contextos fundamentales para analizar son: ¿cómo la población explica el problema? y
¿cómo lo explica desde el punto de vista de la situación social que vive la comunidad?
Del debate e intercambio se obtendrán datos objetivos y subjetivos sobre el problema y sobre
su alcance en el sentido social más amplio.
3. Jerarquización de problemas o temas específicos: El tema general debe ser desmembrado
en las cuestiones específicas que lo componen para que en el debate se determine cuál es el
principal problema concreto de nuestra investigación.
Por ejemplo puede salir como tema general de investigación en determinada localidad la
ausencia de actividades para satisfacer el tiempo libre de la población. Este problema puede estar
compuesto por múltiples cuestiones específicas como falta de gestión del gobierno local para
la programación de actividades recreativas y culturales, no utilización de las instalaciones de la
comunidad para tales fines, programación no acorde con los intereses de la comunidad, etc. Discernir
entre estas cuestiones específicas cuáles son las determinantes, sería el aspecto por resolver
que caracterizaría el curso posterior del diagnóstico.
a) Determinar la información que poseemos y que necesitamos.
Del problema específico determinar qué información poseemos y si es suficiente para el estudio
o cuál necesitamos para completarlo.
b) Determinar formas organizativas para obtener la nueva información.
Lugares donde puede encontarse, formas de obtenerla, creación de grupos de trabajo, etc.
c) Procesamiento de la información.
La información debe ser elaborada atendiendo a las técnicas mediante las cuales fue obtenida.
d) Presentación de la información.
Elaboración de documentos, presentación pública de los resultados.
4. Planificación para la solución del problema.
El autodiagnóstico puede concluir con la elaboración de planes de acción para la solución
del problema.
Como vemos este esquema sigue los pasos propuestos por la Investigación Acción Participativa
y puede ser una vía para la realización parcial de la misma.
A continuación expondremos nuestra propuesta metodológica de trabajo comunitario para
la promoción de experiencias participativas.
PROPUESTA METODOLÓGICA PARA LA PROMOCIÓN
DE EXPERIENCIAS PARTICIPATIVAS EN LA COMUNIDAD
Objetivo General:
Proponer una estrategia de acción para propiciar niveles de participación que alcancen la
toma de decisiones y la cogestión entre la comunidad y sus instituciones de gobierno.
Objetivos específicos:
1. Generar procesos de participación comunitarios en la toma de decisiones sobre asuntos
de interés.
2. Creación y fortalecimiento de espacios y estructuras que posibiliten la concreción de los
procesos participativos.
3. Propiciar las condiciones para que tenga lugar la experiencia propuesta:
• Búsqueda de respaldo y apoyo institucional.
• Capacitación del personal involucrado.
4. Que la población tome conciencia de sus potencialidades para transformar su realidad
mediante acciones colectivas organizadas y autodirigidas.
Fases de Trabajo
Fase I
Conocimiento y sensibilización
Objetivos:
1. Lograr un conocimiento detallado de las características de la comunidad y de sus principales
necesidades y expectativas.
2. Contactar con la comunidad e instituciones de gobierno para sensibilizarlos y motivarlos
y lograr su incorporación a la experiencia.
3. Capacitación del equipo que promueve la experiencia y de los investigadores de la comunidad.
4. Capacitación de los dirigentes y funcionarios implicados en el proceso.
Esta fase requiere de dos momentos o etapas:
A) Etapa de conocimiento.
Abarca todo el pesquisaje inicial por parte del equipo interdisciplinario sobre la comunidad,
para hacer un reconocimiento previo del área de estudio.
Incluye las siguientes actividades:
1. Estudiar y analizar documentos e investigaciones existentes.
2. Detectar y contactar con organizaciones de bases, líderes formales e informales, promotores,
instituciones locales y personas relevantes en el saber comunitario.
3. Contactar con las organizaciones de gobierno, instituciones sociales y políticas del poblado.
4. Estudiar las características de la comunidad en sus diversos ámbitos geográficos, histó-
ricos, económicos, sociales y culturales.
5. Recopilar información sobre las potencialidades creativas de los pobladores.
B. Etapa de sensibilización y capacitación.
Actividades:
1. Buscar respaldo institucional que apoye a la comunidad y a la experiencia que se pretende
abordar.
2. Captación de líderes, promotores y pobladores para conformar el equipo de investigadores
de la comunidad.
3. Autoentrenamiento del equipo intersectorial que promueve la experiencia y capacitación
a los investigadores de la localidad, así como a los líderes y funcionarios de las instituciones implicadas.
Resultados esperados:
1. Conocimiento adecuado de la comunidad con la que se pretende trabajar.
2. Motivación de la población para su incorporación a la experiencia.
3. Creación de un clima de apoyo a la experiencia por parte de las instancias de poder.
Fase II
Autodefinición, jerarquización y problematización.
Objetivos:
1. Análisis y reflexión conjunta con los residentes acerca de sus principales problemas, seg
ún su percepción.
Se incluyen las siguientes actividades:
a) Identificar los temas generales y problemas concretos que ocupan a la comunidad.
b) Análisis de su contexto, es decir las causas y consecuencias de los problemas enunciados.
c) Priorizar los problemas según la importancia que le concedan y decidir sobre cuál van a actuar.
Resultados esperados:
Formulación de los principales problemas de la comunidad según sus vivencias y percepci
ón; así como de sus relaciones causales y principales consecuencias.
Esto equivale a la identificación y análisis de la realidad a través de su propio proceder, lo
que implica la producción de conocimientos por parte de la población.
Fase III
Definición de proyecto de acción.
Objetivos:
Propiciar un conjunto de acciones que permitan de forma organizada y colectiva ensayar alternativas
de solución a sus problemas y ejecutarlos en la práctica.
Actividades:
1. Determinación de los objetivos concretos.
2. Planificación de las acciones que se deben emprender.
3. Distribución de tareas y responsabilidades.
4. Ejecución del plan.
Resultados esperados:
Concientización de la comunidad de sus posibilidades de transformar la realidad mediante
acciones conjuntas y organizadas.
Creación de espacios y estructuras de participación para el planeamiento y ejecución de acciones
en busca de la solución de problemas.
Fase IV
Evaluación.
Objetivos:
1. Reflexionar de forma conjunta sobre el cumplimiento de los objetivos propuestos y la eficacia
de las soluciones ensayadas.
2. Detectar los errores y buscar vías para enfrentarlos.
3. Destacar los logros y generalizar las experiencias.
La evaluación no debe convertirse en un juicio crítico de agentes externos, es un proceso
de intercambio entre los implicados sobre la acción que ejercen y los resultados alcanzados.
Es un proceso de autoevaluación y evaluación participativa que debe estar presente en todos
los momentos del proceso de participación (Problematización, Proposición, Negociación,
Ejecución), y que busca más que verificar la realidad y acumular información, reflexionar sobre
la realidad y construir un espacio para la generación de conocimientos compartidos entre los técnicos
y expertos y los miembros de la comunidad.
La evaluación de la marcha de estos procesos necesitará de un conjunto de indicadores que
apoyen este ejercicio. En este sentido proponemos las siguientes categorías de análisis como
guía para la evaluación de la participación, tanto para los actores como para los escenarios en
que se gesta. El objetivo de estos indicadores es reflexionar sobre qué actores participan, el por
qué y como lo hacen, así como en qué medida los escenarios potencian o no la participación.
I. Tipo de actores y escenarios: Identificación de los actores y escenarios presentes en el
proceso.
II.Naturaleza de la participación: Conjunto de propiedades básicas que la distinguen
Estas son:
a) Campo de acción: Objetivos y metas propuestas.
b) Temporalidad: Duración de los procesos en el tiempo.
c) Extensión: Número de actores implicados y radio de influencia del proceso.
d) Modalidad: Formas que asume la participación.
e) Autonomía: Autorganización de sus estructuras, niveles de independencia para la autodefinici
ón de sus proyectos y posibilidades de autofinanciamiento.
f) Niveles de expresión de la participación: Grado en que los actores acceden a la toma de
decisiones dentro de un proyecto específico.
g) Representatividad: Grado en que representa los intereses del colectivo que simboliza.
h) Institucionalización : Grado de formalización de los escenarios.
III. Dinámica interna: Conjunto de fases, procesos y elementos sociopsicológicos por los
que atraviesa el proceso de participación y que le otorgan un matiz específico. Aquí debe precisarse
la evolución de cada una de las etapas del proceso (movilización y autorganización ; problematizaci
ón de la realidad; negociación y elaboración del plan de acción y ejecución). Debe
contemplar los siguientes aspectos:
a) Motivación de los actores sociales e intereses que representan (individuales y grupales).
b) Estructuras de participación.
c) Roles de cada uno de los actores sociales y relaciones que establecen.
d) Formas de liderazgo. Relaciones de poder.
e) Comunicación.
f) Normas grupales implícitas y explícitas.
g) Búsqueda de soluciones. Originalidad y forma en que se enfrentan las dificultades.
IV Impacto: Repercusión social del proyecto.
a) Medida en que se alcanzan los objetivos y metas del proyecto.
b) Significado e influencia del proyecto para el desarrollo de la comunidad y para los actores
participantes.
c) Incremento del número de actores de participación.
Estos índices no constituyen una receta, pueden ser otros los elementos sobre los que se
quiere recopilar información y activar la reflexión. Lo fundamental de este proceso evaluativo es
ofrecer un marco idóneo para que los participantes se autocapaciten y fortalezcan su capacidad
de análisis sobre la realidad y la efectividad de sus acciones.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: