PROYECTO COMUNITARIO

Inicio » SOPORTE ONTOLOGICO » LA HISTORIA DESDE ABAJO, CATEGORIA DE LA HISTORIA COMUNITARIA Y SOCIAL

LA HISTORIA DESDE ABAJO, CATEGORIA DE LA HISTORIA COMUNITARIA Y SOCIAL

Categorías

Acción AntiDialógica Acción Dialógica AGENCIAS DE NOTICIAS aprendizajes significativos ARBOL DE PROBLEMAS Y OBJETIVOS AUDIOVISUAL CATEGORIAS DE LA COMUNIDAD COLECTIVOS DE INVESTIGACIÓN COMPLEJIDAD COMUNITARIA COMUNICACION COMUNICACION COMUNITARIA COMUNICACION INSTITUCIONAL COMUNICACION ORGANIZACIONAL COMUNICACIÓN ALTERNATIVA COMUNICACIÓN ASAMBLEARIA COMUNICACIÓN COLECTIVA COMUNICACIÓN HUMANISTA COMUNICACIÓN INTERNACIONAL COMUNICACIÓN VIRTUAL COMUNICADOR POPULAR COMUNIDAD Conversatorios CRBV 1999 desarrollo comunitario DESDE ABAJO diagnóstico participativo Dialogo EDUCACION DE MEDIOS epistemología y teoria de la comunicación ESTRUCTURAS DOMINANTES ESTUDIO DE ESCENARIOS Fernando Abad Filosofía de la Comunicación FORMACION DE EQUIPOS DE TRABAJO GRUPOS FOCALES GUION PARA LA CONCIENCIACIÓN IAP INVESTIGACION ACCIÓN INCERTIDUMBRE COMUNITARIA INFORMACIÓN INTERNACIONAL Informe Mac Bride INTEGRACION DE SABERES investigacion cualitativa Investigador Investigador comunicador Investigador Social KAPLUN mapas mentales marco jurídico de la Comunicación e Información MATRIZ FODA MEDIOS DE COMUNICACION SOCIAL METODOLOGIA COMUNITARIA Metodología Dialógica Paradigmas de investigación social PARTICIPACIÓN Participación ciudadana PAULO FREIRE PDES del Estado Venezolano Pensamiento emancipador Perfil Profesional del Comunicador Popular PERIODICOS COMUNITARIOS PERIODISMO COMUNITARIO PODER COMUNAL PODER POPULAR Poder y Solidaridad desde la comunicación Problematización PROTAGONISMO CIUDADANO RADIO COMUNITARIA Reflexión Acción SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS Sistematización SOPORTE RADIAL t TECNICAS CONVERSACIONALES técnicas de investigación ¿QUE ES PROYECTO?

NUESTRO TRABAJO EN LAS COMUNIDADES REPRESENTA EL USO DE NUEVAS CATEGORIAS… ACOSTUMBRADOS A ESTUDIAR LA HISTORIA DESDE LAS ELITES Y DESDE LOS PERSONAJES MAS RESALTANTES, SE OLVIDA DESDE LAS VICTIMAS EXCLUÍDAS POR EL SISTEMA, DESDE AQUELLOS QUE SIN VOZ CONSTRUYEN CON SU ACCIÓN SU COTIDIANIDAD Y LA HISTORIA. UN AUTOR AQUI QUE HA DESARROLLADO UNA METODOLOGIA ES JIM SHARPE.

EN LATINOAMERICA TRATA ESE TEMA ENRIQUE DUSSEL EN CUANTO LAS DEMOCRACIAS DEBEN SURGIR DESDE ABAJO Y NO IMPUESTAS POR GOBIERNOS EXOGENOS.

HISTORIA DE LAS MENTALIDADES COLECTIVAS

VEAMOS LO QUE NOS PROPONE HERNÁNDEZ, YEPSALY

Hombres corrientes e historia social: ¿una nueva ortodoxia?

Hernández Núñez, Yepsaly
[yepsalyh@hotmail.com]
Doctorada en Historia (UCV). Investigadora adscrita a la División de Investigación
Histórica. Dirección General de Archivos y Bibliotecas del Ministerio de
Relaciones Exteriores de Venezuela.
Resumen
Los movimientos historiográficos de la segunda mitad del siglo XX han tenido como
característica fundamental la inclusión de actores históricos “no tradicionales”,
entendiendo por tales, aquellos sujetos que no ocuparon espacios de poder en las esferas
política y económica. Una vez culminada la Segunda Guerra Mundial, los historiadores
se replantearon las perspectivas y los enfoques de reconstrucción de los procesos
históricos. Reflexionaremos sobre este fenómeno, reconociendo sus contribuciones
fundamentales: la creación de un nuevo género historiográfico, la historia social y la
ampliación y profundización del conocimiento de la vida cotidiana de las sociedades
desde la mirada de los “hombres corrientes”. Pero también, advertiremos sobre uno de
los peligros que podría suponer para la disciplina histórica la exclusión de la historia
política y de sus protagonistas.
Palabras clave: Historiografía. Historia social. Historia “desde abajo”.

Introducción
La historia desde abajo, categoría fundamental de la historia social, surge como
resultado de un vigoroso espíritu revisionista de los cultivadores de la disciplina
histórica, que cuestiona los criterios de significación de la realidad histórica en la
segunda mitad del siglo XX, especialmente en Europa. En tal sentido, se redefinen los
sujetos/objetos de estudio y se incluyen a los hombres corrientes, a las masas en sus
naturales campos de actuación, los escenarios de la vida cotidiana. Paralelamente, se
privilegia el planteamiento de problemas en detrimento de la descripción de
acontecimientos. En el presente ensayo se analizarán las razones que favorecieron el
surgimiento de la historia “desde abajo”, en este caso, las masas, desde tres ejes
reflexivos: las motivaciones que propiciaron su aparición, la redefinición de los
contenidos “significativos” de la realidad histórica y los problemas metodológicos que
supuso plantearse la elaboración de conocimiento histórico de abajo hacia arriba.
Los movimientos historiográficos constituyen el reflejo de las preocupaciones de los
historiadores en el tiempo presente. No obstante, las lecturas e interpretaciones del
pasado dependen también de la aptitud del estudioso para aprehender los contenidos
desde los cuales se expresa la conciencia histórica de los actores históricos, objetos de
estudio. Los movimientos historiográficos constituyen la síntesis de las necesidades
comprensivas del estudioso y las diversas interpretaciones de la realidad que viven los
actores históricos en su propio tiempo.
La historia “desde abajo” nace como una forma de distanciamiento de la historia
historizante -estudio de acontecimientos particulares a través de la consulta de las
fuentes escritas- y en este esfuerzo emergen nuevos problemas teóricos y metodológicos
que amplían los horizontes reflexivos de los estudiosos del pasado sobre la definición de
su oficio y cómo ejercerlo.
I. La noción “historia desde abajo”. Sus motivaciones.
Los antiguos dieron a Minerva la lechuza, el pájaro con los ojos deslumbrados (…) todo en el
mundo es extraño y es maravilloso para unas pupilas bien abiertas
Las motivaciones que favorecieron el surgimiento de la noción “historia desde abajo”
pueden ser analizadas desde dos puntos de vista, aquellas que emanan del contexto
histórico europeo del período de la postguerra, y aquellas que nacen del
cuestionamiento de las formas de interpretación del pasado heredadas del siglo XIX y
de principios del siglo XX.
El termino de la Segunda Guerra Mundial supuso un reacomodo de la dinámica
regional, nacional -de los países europeos- y del resto del mundo en cada uno de sus
escenarios, político, cultural, social y económico: Europa vio disminuida su cuota de
influencia política, dando paso a la aparición de una dinámica bipolar liderada por los
Estados Unidos y la Unión Soviética; el republicanismo sustituyó a algunos regímenes
monárquicos2; el comunismo se extendió principalmente por la Europa Oriental en
contraposición a las democracias occidentales y finalmente, el capitalismo se expandió
de tal forma que en poco tiempo llegó a convertirse en el coloso de la segunda mitad del
siglo pasado. En este contexto, las masas/ las colectividades -y probablemente, de un
modo u otro, los miembros de los sectores dominantes- estaban ávidos de explicaciones
que justificaran la no concreción de las expectativas -que en su momento justificaron las
acciones bélicas- de futuro optimista profetizadas por las clases dominantes durante el
período de preguerra.
En un intento por caracterizar este panorama -período posterior a la primera guerra
mundial-, Ortega y Gasset afirmó en una oportunidad lo siguiente: ““hay, sobre todo,
épocas en que la realidad humana, siempre móvil, se acelera, se embala en velocidades
vertiginosas. Nuestra época es de esta clase porque es de descensos y caídas””3 Las
perspectivas desde las cuales los historiadores abordaban el pasado no se mostraban
competentes para explicar el desarrollo de los acontecimientos y procesos que definían
el nuevo orden mundial: “el despliegue industrializador y las transformaciones
profundas en el desarrollo capitalista generaron agudos conflictos de clases que exigían
otros instrumentos de análisis”4. El nuevo orden mundial y la dinámica interior de los
países occidentales no podían ser comprendidos desde las premisas de la historiografía
tradicional que tenía como objetos de estudio a los reyes, a los dirigentes políticos y no
a las masas, que siempre habían sido consideradas como un factor de perturbación del
“natural” o “normal” desenvolvimiento de las sociedades que integraban.5
El derrumbe de las certezas que otrora presagiaban un destino diferente al legado por la
postguerra supuso además, la revisión de nociones tales como sociedad, colectividad,
individuo, justicia, revolución, progreso, verdad objetiva, entre otras6. El quiebre de la
identidad disciplinar de la historia era inminente y con él, el cuestionamiento de la
exclusividad de las temáticas políticas, militares, bélicas y de la exaltación de acciones
individuales -fundamentalmente ejecutadas por miembros de las clases dominantes-.
Los historiadores debieron ofrecer explicaciones en torno al reacomodo de las
dinámicas internacionales, nacionales y regionales del período de la postguerra y para
ello, debieron repensar los fundamentos de la disciplina histórica. Desde entonces, las
colectividades se perfilan como objetos de estudio propios de los historiadores
interesados en ahondar en la vida cotidiana de las sociedades pretéritas. El
resquebrajamiento de la vieja tradición historiográfica inicia su consumación: cambian
los “tipos” de sujetos historiados, la naturaleza de los problemas planteados y se
exploran fuentes antes ignoradas. De este modo, se expande el horizonte interpretativo y
comprensivo del estudioso.
A principios del siglo XX se privilegiaba el estudio de los acontecimientos políticos y
militares que daban cuenta de la dinámica de las relaciones internacionales entre
Estados. Los métodos eran individualizadores – hermenéuticos en oposición a las
generalizaciones propias de las ciencias sociales y se obviaba la perspectiva
socioeconómica en las reconstrucciones históricas. En definitiva, se escribía una historia
política al servicio de los poderes legitimados, que rechazaba la teoría y que tenía a la
narrativa como hilo conductor7. El descrédito/ cuestionamiento de la noción de progreso
y la redefinición del papel de las colectividades en la estructuración y desarrollo de los
acontecimientos y procesos históricos que se desencadenaron durante el período de la
postguerra impulsó a los historiadores a replantearse sus enfoques interpretativos. Dos
interrogantes resumen algunas de sus preocupaciones esenciales: ¿cómo explicar el
papel de las masas en la configuración de la realidad presente?; ¿cómo insertar a las
masas en un discurso histórico que hasta entonces sólo se había ocupado de los
“grandes hombres”?
Los movimientos historiográficos del período de la postguerra nacen de la necesidad de
derribar tres ídolos, el político, el individual y el cronológico8. El derrumbe de esta
trilogía implicó la reformulación teórica, epistemológica y metodológica de la historia
como disciplina. Este espíritu revisionista se fue gestando desde comienzos del siglo
XX, cuando los historiadores se percatan del agotamiento de los viejos métodos de
erudición histórica heredados del siglo XIX con pretensiones de objetividad científica
que enmascaraban la función real de la historia, servir a la educación de las clases
dominantes y producir una visión de la historia nacional que se pudiera difundir al
conjunto de la población a través de la escuela9.
El oficio del historiador es replanteado a partir de tres directrices: a) teórica:
incorporación de nuevos sujetos en la reconstrucción del pasado; b) epistemológica: los
criterios de significación aplicados a la realidad histórica procuran trascender la esfera
de los individuos y del escenario político y c) metodológica: reelectura de las fuentes
conocidas e incorporación de fuentes no tradicionales y acercamiento a otras disciplinas
sociales. El conocimiento histórico comienza a erigirse desde nuevas premisas: rechazo
a la noción de objetividad científica y a la pretensión de reproducir el pasado “tal como
ocurrió”; flexibilización de la noción de verdad y aparición de criterios de
fundamentación histórica basados en argumentaciones; evaluación crítica de las
posibles repercusiones del discurso histórico en la lectura del pasado y el presente. Cada
uno de los ítems antes expuestos redundó en el planteamiento de una renovada
interpretación y comprensión del pasado más allá de la descripción de acontecimientos
particulares protagonizados por entidades individualidades “relevantes”. Hasta
entonces, ““las masas, las clases sociales, la cultura popular no tenían interés histórico.
Sólo el reino de las elites, de aquellos que tomaban decisiones, formulaban y ejecutaban
la política, constituía un asunto legítimo de estudio”10.
En este contexto, los historiadores se debaten entre dos “peticiones”. Sin duda, “los
políticos necesitaban que se escribiese un tipo de “historia nacional” que justificase sus
planteamientos y reivindicaciones: algo que resultaba de especial importancia en Europa
que, después de la primera guerra mundial, había visto grandes cambios de fronteras
que habrían de ir acompañados por el reforzamiento de las conciencias de las nuevas
naciones. También necesitaban, por otro lado, que se redactaran libros de textos que
ayudasen a enseñar en la escuela los valores sociales preconizados por las clases
dirigentes11.
No obstante, los individuos pertenecientes a las masas requerían explicaciones en torno
a las “predestinaciones optimistas” no materializadas. La relación de los miembros de
las masas con el poder es distinta a los que pertenecen a las clases dominantes. La
postguerra legó a las masas el progresivo rechazo a la opresión y al sometimiento por
parte de las clases dominantes que otrora se habían autoproclamado como responsables
del destino de estos, dada su incapacidad para tomar decisiones.
Hemos tomado el concepto de masas -en el contexto de las consecuencias de la
postguerra- expuesto por Ortega y Gasset en su obra “La rebelión de las masas” porque
su concepción de la misma trasciende el plano político e incluye la esfera cultural y
social. Este pensador sostiene que una de las consecuencias fundamentales del período
de la postguerra fue el advenimiento de las masas al poderío social, situación que
contribuyó a derrumbar una de las certezas del período de preguerra: las masas, por
definición, son incapaces de dirigir su propia existencia y menos aún, las de la sociedad.
De este modo queda evidenciado el hecho de que “Europa sufre (…) la más grave crisis
que a pueblos naciones, culturas, cabe padecer”12.
Ante un panorama semejante, el desengaño de las masas y de los mismos historiadores
como reconstructores e intérpretes de una realidad parcialmente contada y comprendida
llegó pronto. La historia de las clases dominantes -reyes, ministros y generales- no era
el camino idóneo para entender las circunstancias que caracterizaban los nuevos
tiempos. Uno de los caminos ensayados en este sentido fue la elaboración de una
historia económica y social que se ocupase de aquello que afectaba las vidas de todos13.
Muestra de ello es el surgimiento de la Escuela de los Annales en el año 1929, ocupada
de indagar el comportamiento de las sociedades desde las perspectivas económica y
social.
En tiempos anteriores a la postguerra, los historiadores se dedicaban a debatir sobre la
cientificidad de la historia, estaban convencidos de su capacidad para descubrir las leyes
o regularidades que determinaban el comportamiento de las sociedades humanas. No
obstante, pronto se hizo cada vez más urgente tomar distancia de la tradición
positivista14 y de las pretensiones de conocer, descubrir o formular las leyes que
determinaban el curso de la historia humana. Uno de los problemas a resolver era hallar
caminos propicios para comprender la dinámica de las sociedades más allá de la esfera
política. Algunas de las dificultades que debieron asumir los historiadores a este
respecto fue reconocer que en toda narración, bien sea del presente o del pasado hay
puntos de vista y por ello, las interpretaciones o lecturas del pasado pueden y deben ser
diversas. No es casual, que los historiadores se hayan visto obligados a aproximarse a
las ciencias sociales.
A partir de entonces, el conocimiento histórico va construyéndose sobre nuevas
premisas: a) la certidumbre de las afirmaciones no se halla en la originalidad del
documento o en la posibilidad de establecer analogías entre estos; b) la naturaleza del
conocimiento histórico es una verosimilitud que no resulta razonable poner en duda15;
c) el conocimiento histórico se define por su interés en establecer relaciones entre los
individuos que integran las sociedades y las condiciones materiales y no materiales de
su existencia, pero sin la pretensión de establecer regularidades en torno al
comportamiento de las sociedades16; d) la realidad histórica no puede tipificarse del
mismo modo que pueden hacerlo los cultivadores de las ciencias naturales con sus
objetos de estudio17. El cuestionamiento de la idea de progreso18 -entendida como la
trayectoria “positiva” que la humanidad está predestinada a seguir- es evidente en la
segunda mitad del siglo XX, las consecuencias inmediatas del período de postguerra
acabaron con este sueño prometido.
Uno de los principales retos de la historia social ha sido estudiar los movimientos
sociales sin dejar de considerar los distintos ámbitos de las actividades humanas en los
que están insertos diversidad de grupos humanos, pertenezcan estos a las masas o no.19
II.- La historia social20 y la noción “historia desde abajo”
“…los miembros de las clases inferiores fueron agentes cuyas acciones
afectaron al mundo (a veces limitado) en que vivieron”.
Los movimientos historiográficos de la segunda mitad del siglo XX tienen como
característica fundamental el replanteamiento de los objetos de estudio y la renovación
de las interpretaciones sobre el comportamiento de los grupos humanos. Los hombres
corrientes, las colectividades fueron incorporados a los discursos históricos y con ello,
se inició un proceso de distanciamiento de las temáticas políticas, militares, bélicas y
diplomáticas. La historia social22 nace del cuestionamiento a las formas tradicionales de
reconstruir el pasado y del reconocimiento de las “limitaciones” de los historiadores
“para comprender los complejos procesos que estaban transformando las estructuras
sociales y económicas mundiales (del período de la postguerra)”23
La historia social ha tenido distintos significados a lo largo de su formación y
desarrollo: a) la historia de los pobres o de las clases bajas, la historia de los
movimientos sociales -historia de la clase obrera, de las ideas socialistas y de sus
organizaciones-; b) la historia del conjunto de las actividades sociales / humanasmaneras,
costumbres, ocio y vida cotidiana-. Este tipo de historia no se orienta al
estudio de las clases bajas y c) la fundición de lo social con el tema económico para
formar un campo especializado separado de la historia general.24
El presente ensayo versa fundamentalmente sobre el primer significado y en algunos
casos, se referirá al segundo. La historia social plantea la necesidad de reconstruir el
pasado a partir del planteamiento de problemas, lo anterior supone trascender el
acontecimiento. Bajo esta concepción se materializa la pretensión de estudiar la
dinámica de las sociedades desde la comprensión de sus procesos sociales, económicos
y culturales. Es decir, además de los espacios geográficos, la dinámica económica, los
estudiosos del pasado procuraron adentrarse en los elementos invisibles que definían el
comportamiento de los hombres, entiéndase por tales, los pensamientos, las ideas, los
sentimientos, las motivaciones, las emociones en la perspectiva de la larga duración.25
Sin duda, la Escuela de los Annales fue la precursora del estudio de las sociedades en
contraposición a los modelos tradicionales, conocidos dentro de la historiografía como
“historia historizante”: “la aportación esencial de los Annales consiste en alinear a la
historia entre las ciencias sociales, en hacer de ella una sociología del pasado. Al
superar el documento, material preferido de los historicistas, el historiador debe explotar
todo signo o huella de la actividad humana, debe acoger los resultados y métodos de las
otras ciencias sociales, aunque insertando los trabajos parciales en un contexto social
global (…) (de este modo), la historia se convierte, al fin, en una ciencia asimilable a
todas las demás: la ciencia de las sociedades humanas del pasado”26. Hoy, la historia
social se ocupa de estudiar el comportamiento de las masas y las colectividades desde
distintos ángulos, la cultura popular, la cohesión social, las identidades y la memoria
colectiva, etc27. A este respecto, Peter Burke afirmó en una oportunidad lo siguiente:
“”la historia externa es muy simple de contar, tal vez la historia interna menos””.28
La denominada historia desde abajo constituye un claro intento por comprender el
pasado a la luz de nuevos actores históricos y problemáticas diversas.29 Los espacios
propios de las masas/ las colectividades no son los palacios, los congresos, el universo
de la política exterior, es por ello, que los historiadores se encuentran ante la dificultad
de hallar y abordar fuentes cuya interpretación trascienda la siempre perniciosa
exaltación de los grandes personajes de la historia. Jim Sharpe afirma que en alguna
medida pueden ser considerados objetos de estudio de la historia desde abajo los
miembros de las clases trabajadoras, los movimientos de la clase obrera y su ideología,
las instituciones trabajadoras, los líderes de la clase obrera, etc. No obstante, reconoce
que en esta definición no hay lugar para quienes no participaron en los movimientos
obreros de la segunda mitad del siglo XX y menos aún, para aquellos que vivieron
mucho tiempo atrás y que por ende, fueron testigos y partícipes de procesos históricos
distintos a los experimentados por la Europa de la postguerra.
De igual forma, Sharpe advierte que no sólo desde el marxismo se puede constituir una
historia desde abajo: no todos los hombres que permanecieron ajenos al ejercicio del
poder integraron las clases obreras. Existe un sin fin de sujetos anónimos que reclaman
el registro de su historia. Atender este “reclamo” supone ir más allá de la esfera de los
movimientos obreros. Según Sharpe, la historia desde abajo tiene entre otras funciones,
la de contribuir a formar identidades susceptibles de comprensión desde el estudio de
las ideas y los pensamientos de los actores históricos en sus circunstancias particulares.
Cada sector de la sociedad, simplificando, las masas y los miembros de las clases
dominantes, se identifica con sus iguales y se diferencia de los “otros” asumiendo
valores e ideas. El contenido de estas expresiones culturales permite al estudioso
identificar que piensan los hombres de sí mismos en tanto grupo y de los demás como
distintos a él, pero con los cuales comparte de uno u otro modo su existencia. Los que
están abajo también tienen un pasado sobre el cual el historiador tiene que dar cuenta:
““nuestra identidad no ha sido formada simplemente por monarcas, primeros ministros
y generales””30
La reconstrucción del pasado desde el estudio de los hombres corrientes, de alguna
manera, ha proporcionado una identidad y un sentido de pertenencia a los miembros de
los grupos no dominantes, cuya historia no estaba escrita. Este hecho, en algunos casos,
ha teñido a las reconstrucciones históricas de matices ideológicos. Uno de los rasgos
definidores de la historia desde abajo es la incorporación de los miembros de los grupos
no dominantes a la explicación de la formación, desarrollo o transformación de los
procesos históricos (distanciados del escenario político). No obstante, es preciso
advertir que la exclusión de los sujetos de las clases dominantes conduce a la misma
omisión practicada por los cultivadores de la historia tradicional. Por lo tanto, el
problema sigue siendo el mismo, sólo se han modificado los sujetos de exclusión. El
asunto no es sustituir a unos actores históricos por otros, si es así, los historiadores
contemporáneos estarían incurriendo en los mismos “errores” que fueron atribuidos a
los historiadores tradicionales. La historia desde abajo debe incluir a la totalidad de los
actores históricos. Lo que aportaría la historia desde abajo son distintas perspectivas de
reconstrucción de la realidad histórica, gracias a la incorporación de nuevos escenarios
que pueden ser denominados bajo la categoría de cotidianidad, es decir, los espacios que
rutinariamente los hombres transitan y que precisamente por su recurrencia definen el
movimiento y el contenido de la realidad histórica, evitando así, la perniciosa distinción
entre individuos o grupos “relevantes” o “insignificantes” según el caso.
Plantearse escribir la historia desde abajo, implicó pasearse por problemas,
motivaciones y tramas ajenas al escenario político. En sus inicios, la historia desde
abajo se inclinó por los enfoques socialistas y marxistas que privilegiaban el estudio de
la clase obrera, de sus movimientos e instituciones. Hoy, la historia desde abajo se
ocupa también del estudio de la cultura popular y con ello, se materializa un fenómeno
que ha sido denominado por Julián Casanova como la ““democratización de los sujetos
de la historia””31 El impacto de esta democratización se traduce en la ampliación de los
escenarios de reconstrucción del pasado. Hay que distinguir entre la elaboración de una
historia social desde el estudio de los hombres corrientes y una historia de la sociedad
como totalidad integrada por múltiples elementos y actores históricos32 A este respecto,
es fundamental definir los elementos a partir de los cuales se caracteriza el
comportamiento de una sociedad sin excluir a las clases dominantes y a los dominados.
Ambos, integran la sociedad sin orden de importancia.
La comprensión de la vida humana en sus diversas y múltiples expresiones en un
tiempo y espacio definidos es la tarea fundamental de los historiadores. Comprender es
mucho más que dar razones que justifiquen el estado de las cosas analizadas,
comprender es penetrar en la conciencia y en los sentires de ese otro que se expresa de
modo distinto a quien conoce. En algún sentido, la historia es la suma y algo más de los
miembros de los grupos dominantes y los dominados. Sin duda, la historia desde abajo
constituyó una respuesta al panorama general que Europa y el resto del mundo heredó
de los conflictos bélicos de mayor importancia en el siglo XX, la Primera y la Segunda
Guerra Mundial, habría que evaluar si lo hizo cabalmente o por el contrario, constituyó
una respuesta provisional que hoy podría resultar anacrónica. Asumir que los hombres
corrientes son distintos a los hombres de las clases dominantes es uno de los peligros a
los que puede conducir asumir acríticamente los postulados más ortodoxos de la historia
social.
III. La historia desde abajo: algunas consideraciones metodológicas
El surgimiento de la historia desde abajo trae consigo la revisión de los postulados
teóricos de la disciplina histórica y por ende, el replanteamiento de su metodología: el
estudio de las masas y de las colectividades suponía para el historiador trasladar su
mirada a contenidos no políticos de la realidad histórica. El problema fundamental
consistía en hallar fuentes cónsonas para ello -o en todo caso, releer las ya conocidas
con ojos renovados-. Es conveniente recalcar que aún en la segunda mitad del siglo XX
persistía en muchos historiadores la veneración hacia el documento escrito y más aún,
hacia los documentos oficiales. La dificultad a encarar era hallar registros, huellas,
testimonios de esas vidas que hasta entonces habían sido consideradas como
insignificantes y de poca relevancia para explicar los procesos históricos. A este
respecto, Jim Sharpe sostiene que tanto más atrás se remonten los historiadores en la
reconstrucción de la experiencia de las clases bajas, tanto más se reducirá el ámbito de
las fuentes disponibles.33
El abordaje de la historia desde abajo implicaba una reelectura de las fuentes conocidas,
lo cual significaba poner en entredicho interpretaciones que favorecieran las versiones
de la historia oficial, en este caso, las que interesaban difundir los miembros de los
sectores dominantes. Los historiadores se esforzaron por descubrir en los silencios y en
las ausencias, indicios, pistas y rasgos de las sociedades de cada uno de los sectores
sociales “corrientes”. En tal sentido, son ilustrativas las reflexiones de Sharpe: utilizar la
información de las fuentes que no fueron diseñadas con la intención de dar cuenta sobre
el área de estudio abordada por el historiador puede resultar revelador de las diversas
lecturas que el estudioso puede ensayar en torno a una misma fuente.34
La reconstrucción del pasado exige en muchos casos, ser creativos -no con la finalidad
de inventar realidades, sino con el objeto de explorar nuevos itinerarios de búsqueda e
interpretación de las fuentes-. Desde el cultivo de este espíritu, las fuentes orales han
ganado espacios significativos en la disciplina histórica35. A este tipo de fuentes se le
suele atribuir extraordinarias cualidades para el estudio de la historia contemporánea.
No obstante, la utilización excesiva de estas fuentes puede condenar al historiador a no
ir más allá de la recopilación de anécdotas. Las anécdotas no son perniciosas como
formas de conocimiento, sino sólo cuando pretenden ser utilizadas como argumentos
generalizadores. Asimismo, las fuentes oficiales -naturales testimonios de las acciones
de los Estados y de los personajes más “relevantes” de la historia- pueden ser fuentes de
información privilegiadas, si el estudioso presta especial atención a las omisiones que
intentan borrar hechos o actores históricos.36
La circunstancia de que los hombres corrientes no tuvieran “historia registrada”
oficialmente no supone que los accesos a sus huellas sean intransitables: es preciso leer
e interpretar la información conocida con preguntas renovadas y modificar los
itinerarios de búsqueda de ese pasado escondido, olvidado. Una de las dificultades que
enfrenta cualquier historiador, independientemente de la perspectiva de reconstrucción
que decida cultivar, es ir del conocimiento de las individualidades o acontecimientos
particulares a la generalización. En el caso de la historia desde abajo -en su acepción de
“estudio de las masas o grupos dominados”- el problema que corresponde plantearse es
cómo abordar la heterogeneidad que define a las colectividades que integran las
sociedades. Una salida a este “problema” ha sido situar los acontecimientos y las
individualidades en su circunstancia cultural, de este modo, se asume que los hombres
que pertenecen a una determinada sociedad comparten valores, costumbres y rasgos que
le conceden identidad colectiva.37
El estudio de los hombres corrientes y de cualquier otra perspectiva de reconstrucción
no tiene porque separarse radicalmente del estudio de acontecimientos particulares. Tal
como lo formulara G. Duby en su obra “La historia continua”: el acontecimiento puede
ser el principio de la comprensión de un universo más amplio y rico: “el acontecimiento
estalla, su choque repercute en lo más profundo y podemos esperar ver cómo remontan,
emergiendo de la penumbra donde se sumergen normalmente, gran cantidad de
fenómenos de los cuales, en el transcurso de nuestra vida, no hablamos en voz alta”38
El acontecimiento expresa el contenido breve de la vida humana, ese que los hombres
repiten sin percatarse y que precisamente por ello, constituyen una fuente de
información de extraordinario valor. La especialización y paralelamente, la
interdisciplinariedad han ido de la mano con el desarrollo de la historia desde abajo y
por tal motivo, el historiador ““tiene que estar al tanto de lo que se está haciendo en
otras disciplinas afines, tanto en la sociología como en la antropología cultural y otras
más”39 . En aras de restringir los espacios de la investigación e incrementar los grados
de especialización han surgido perspectivas de reconstrucción histórica tales como la
historia regional y local40 que han contribuido a incorporar nuevos sujetos a la historia,
utilizando los testimonios orales como fuentes privilegiadas. No obstante, a este género
historiográfico siempre lo acecha el peligro de verse burlado por las traviesas
inconsistencias de la memoria humana, frecuentemente selectiva e imaginativa.
La historia desde abajo nació en contraposición a la historia política, individualizadora
y narrativa.41 No obstante, el rechazo a la historia política y a sus protagonistas puede
transformarse en una nueva ortodoxia que lejos de redimensionar las reconstrucciones
históricas, las convierta en instrumentos de exclusión. El surgimiento de la historia
social y con ella, de la historia desde abajo contribuyó a la revisión de la noción de
verdad. Pero además, evidenció que los objetos de estudio de la disciplina histórica
están estrechamente vinculados con las preocupaciones del historiador y también, con
las inquietudes de los propios actores históricos. No obstante, es el historiador quien
tiene la potestad de darse permiso para escuchar los múltiples coros que convergen en
las sociedades humanas y transmitir este conocimiento.
Bibliografía
BAUER, W. (1957). Introducción al estudio de la historia. Barcelona: Bosch Casa
Editorial.
BLOCH, M. (1952). Introducción a la historia. México: Fondo de Cultura Económica.
BLOCH, M. (1999). Historia e historiadores. Madrid: Akal.
BRAUDEL, F. (1970). La historia y las ciencias sociales. Madrid: Alianza.
BURKE, P. (1991). Formas de hacer historia. Madrid: Alianza Editorial.
BURKE, P. (1990). La revolución historiográfica francesa. La Escuela de los Annales:
1929 – 1989. Barcelona: Editorial Gedisa.
CASANOVA, J. (1991). La historia social y los historiadores. Barcelona: Editorial
Crítica.
COLLINGWOOD, R. (1974). Idea de la historia. México: Fondo de Cultura
Económica.
DUBY, G. (1993). La historia continúa. Barcelona: Editorial Debate.
FONTANA, J. (2002). La historia de los hombres: el siglo XX. Barcelona: Crítica.
MARROU, H. (1968). El conocimiento histórico. Barcelona: Editorial Labor.
MORNER, M. (1979) Historia social latinoamericana (Nuevos Enfoques). Caracas:
Universidad Católica Andrés Bello.
ORTEGA Y GASSET, J. (1983). La rebelión de las masas. Barcelona: Ediciones Orbis,
S.A.
POPPER, K. (1987). La miseria del historicismo. Madrid: Alianza Editorial.
POPPER, K (1991). La sociedad abierta y sus enemigos. Barcelona: Paidós Básica,
(T.I).
SANZ, V. (1993). La historiografía en sus textos S. XV – XIX. Caracas: Fondo Editorial
de Humanidades y Educación. Universidad Central de Venezuela.
LAWRENCE, S. (1986). El pasado y el presente. México: Fondo de Cultura Española.
Fuentes Hemerográficas
– AVIS, N. Z. (1991). Las formas de historia social. Historia Social. Nº 10, s/p.
– FASER, D. (1993). Historia oral, historia social. Historia Social. Nº 17. s/p.
– HOBSBAWN, E. (1991). De la historia social a la historia de la sociedad. Historia
Social. Nº 10, s/p.
– MATEOS, A. (1998 – 2000). Historia, memoria, historia del presente. Hispania Nova.
Nº 1, s/p.
– JIMENEZ, I. (2000). De la historia local a la historia regional. Algunas notas
metodológicas. Cuadernos Digitales. Publicación electrónica en historia, archivística y
estudios sociales. Universidad de Costa Rica. (Nº 3). Septiembre, s/p.
– R. SAMUEL y OTROS. (1991). ¿Qué es la historia social?. Historia Social. Nº 10,
s/p.
Artículos consultados en Internet.
– Rivera Espinosa, Ramón. “Historia social y cultural local”. En:
http://www.tuobra.unam.mx/publicadas/031013160910.html. Consultado el 03.05.2006
– Entrevista a Peter Burke. En: clio.rediris.es/entrevistas/peter_burke.htm – 47k
Consultado el 15.11.2005.
Portales consultados:
hispanianova.rediris.es/general/enlaces/hn0708.htm. Consultado el 22.04.2006.
Notas bibliohemerográficas
1 Ortega y Gasset, 1983, p. 40.
2 Italia, Rumania, Bulgaria, Yugoslavia, entre otras.
3 Ortega y Gasset, 1983, p. 9.
4 Casanova, 1991, p. 18.
5 Fontana, 2002, p. 11.
6 Ortega y Gasset, 1983, p. 15.
7 Casanova, 1991, p. 15.
8 Burke, 1990, pp. 18 – 19.
9 Fontana, 2002, p. 9.
10 Casanova, 1990, p. 15.
11 Fontana, 2002, p. 21.
12 Ortega y Gasset, 1983, p. 39. Ortega y Gasset realiza las siguientes consideraciones para
referirse al concepto de masas/ colectividades: a) el significado de la categoría masa no es
únicamente político, abarca la vida pública en sus diversas esferas, intelectual, moral,
económica y religiosa; b) comprende los usos colectivos, los modos de vestir, y de disfrutar la
vida; c) la masa como concepto incluye la noción de aglomeración. En Europa, las masas han
comenzado a aparecer en los lugares destinados al disfrute de los grupos minoritarios; c) los
individuos que integran las muchedumbres europeas preexistían pero no como muchedumbre,
eran hombres disociados, distanciados, ocupando múltiples espacios; d) los miembros de las
muchedumbres se han ido apropiando de los espacios que antes estaban reservados a las
minorías: ya no hay protagonistas, sólo hay coro; e) el concepto de muchedumbre es
cuantitativo y visual, en tal sentido, la sociedad es siempre una unidad dinámica de dos factores:
minorías (individuo o grupos de individuos especialmente cualificados) y masas (conjuntos de
personas no especialmente cualificadas); e) la masa es el ‘hombre medio’, no únicamente los
miembros de la clase obrera; f) la muchedumbre es la cualidad común, es el hombre en cuanto
no se diferencia de otros hombres, sino que repite en sí mismo un tipo genérico; g) la formación
de la muchedumbre implica la coincidencia de deseos, de ideas, de modo de ser en los
individuos que la integran: es lo que acontece con todo grupo social por selecto que pueda ser;
h) la masa puede definirse como hecho psicológico, sin necesidad de que aparezcan individuos
en aglomeración; i) masa es todo aquel que no se valora a sí mismo (individualmente), sino que
requiere de la presencia de otros hombres para identificarse con estos y con ello, sentirse como
“todo el mundo”, es decir idéntico a los demás. Ortega y Gasset, 1983, pp. 39 – 42.
13 Fontana, 2002, p. 24.
14 Algunos de los rasgos del positivismo en la tradición historiográfica son los siguientes: a)
reclama la creación de una ciencia histórica nueva que utilice métodos similares a los empleados
por las ciencias naturales; b) trata fehacientemente de comprobar los hechos históricos y
descubrir la conexión existente entre ellos, con el objeto de descubrir y formular las leyes que lo
rigen; c) postula la fidelidad total del contenido de las fuentes históricas y d) rechaza la idea de
que la historia se desarrolla impulsada por fuerzas suprahistóricas. Sanz, 1993, pp. 229 – 285.
15 Marrou, 1968, p. 83.
16 Bauer, 1957, p. 44. “La ciencia tiende (…) a la simplificación de su conceptualización,
subordinando los hechos particulares, bajo grandes conceptos generales, en tanto que la Historia
se detiene (…) en la multiplicidad de los fenómenos, y considera especialmente su
individualidad y su irreiterabilidad, el hecho de que se den una vez y no vuelva a darse. La
ciencia natural alcanza su más alta finalidad si logra encerrar en fórmulas, las relaciones fijas
que existen entre los elementos de la realidad; atomiza en primer lugar, el mundo, y luego lo
reduce a un esquema (ley) matemático, dominado por la necesidad. Bauer, 1957, p. 44.
17 Bauer, 1957, p. 45.
18 El visible progreso material, resultante del desarrollo de los conocimientos científicos, y el
progreso político consiguiente, supeditado a la acción de los gobiernos al principio basados en
el bienestar de los súbditos, junto con un creciente sentimiento humanitario, que columbraba la
extensión de la felicidad a una masa mayor de individuos, mediante la disminución de la pena
del trabajo físico, se tradujeron necesariamente en la historiografía, aunque más en el terreno
filosófico que en el de la historia misma. En Sanz, 1993, p. 186.
19 Casanova, 1991, p. 19.
20 Para ahondar en la definición de la historia social se recomienda la consulta de los siguientes
artículos: R. SAMUEL y otros. (1991).¿ Qué es la historia social?. Historia Social, Nº 10;
Davis, N. (1991). Las formas de historia social. Historia Social, Nº 10.
21 SHARPE, J. (1991). Historia desde abajo. p. 56 En: P. Burke, Formas de hacer historia. (38 –
58). Madrid: Alianza Editorial.
22 La historia social se desarrolló fundamentalmente en Francia (Escuela de los Annales), y
luego, se extendió a otras latitudes, Estados Unidos (Historiadores Sociales Norteamericanos),
Gran Bretaña (Marxismo Británico) y Alemania durante el período de la postguerra.
23 Casanova, 1991, p. 34.
24 Casanova, 1991, p. 31. Casanova considera que hasta después de 1945 ninguna de estas tres
versiones de historia social produjo un campo de especialización académica.
25 El espíritu de renovación de la historia de la segunda mitad del siglo XX tenía como reflexión
constante la siguiente: “La historia (…) debería ser más comprensiva en su campo de acción,
incluyendo diversos aspectos de la vida económica, social y cultural. Por consiguiente, la
narración pura, centrada en los acontecimientos vividos por las elites, era insuficiente y debía
ser completada por el análisis de las estructuras sociales en que esos acontecimientos ocurrían y
esas personalidades ejercían el poder”. Casanova, 1991, p. 22.
26 Casanova, 1991, p. 27.
27 Para ampliar el tema puede leerse: MATEOS, A. (1998 – 2000). Historia, memoria, historia
del presente. Hispania Nova, Nº 1, s/p.
28 Entrevista a Peter Burke. En: clio.rediris.es/entrevistas/peter_burke.htm – 47k. Consultado el
15.11.2005.
29 Entre los precursores de la historia desde abajo se encuentran los siguientes: THOMPSON, E.
(1966) La historia desde abajo y LE ROY LAUDURIE, E. (1975). Montaillou. Thompson
…”no sólo discernía el problema general de la reconstrucción de la experiencia de un conjunto
de personas “corrientes”, sino que, además, comprendía la necesidad de intentar entender a esta
gente en el pasado, en la medida en que el historiador moderno es capaz de llevar a cabo tal
experiencia a la luz de la suya propia y de sus reacciones personales”. SHARPE, J. (1991).
Historia desde abajo. p. 40. En: P. Burke, Formas de hacer historia. (38 – 58). Madrid: Alianza
Editorial.
30 SHARPE, J. (1991). Historia desde abajo. p. 56. En: P. Burke, Formas de hacer historia. (38
– 58). Madrid: Alianza Editorial.
31 Casanova, (1991), p. 40.
32 Para ampliar el tema puede leerse el siguiente artículo: HOBSBAWN, E. (1991). De la
historia social a la historia de la sociedad. Historia Social. Nº 10, s/p.
33 SHARPE, J. (1991). Historia desde abajo. p. 41. En: P. Burke, Formas de hacer historia. (38
– 58). Madrid: Alianza Editorial.
34 SHARPE, J. (1991). Historia desde abajo. p. 41. En: P. Burke, Formas de hacer historia. (38
– 58). Madrid: Alianza Editorial.
35 Para ahondar en el tema: Ver el artículo de FRASER, F. (1993). Historia oral, historia social.
Historia Social. Nº 17, s/p.
36 SHARPE, J. (1991). Historia desde abajo. p. 41. En: P. Burke, Formas de hacer historia. (38
– 58). Madrid: Alianza Editorial.
37 SHARPE, J. (1991). Historia desde abajo. p. 55. En: P. Burke, Formas de hacer historia. (38
– 58). Madrid: Alianza Editorial.
38 DUBY, 1993, p. 125.
39 MORNER, 1979, p. 423.
40 Algunas consideraciones de orden metodológico en torno a la elaboración de la historia
regional y local pueden hallarse en el artículo (versión electrónica) de MOLINA, I. (2006). De
la historia local a la historia social. Algunas notas metodológicas. Cuadernos Digitales.
Publicación electrónica de la Universidad de Costa Rica. En:
seneca.uab.es/historia/hn0708.htm-62k.
41 Sobre el tema es pertinente revisar los planteamientos de Lawrence, Stone, quien en cierto
modo reivindica la narrativa en la elaboración del discurso histórico. No sin advertir la
necesidad de no descuidar la argumentación de este. LAWRENCE, S. (1986). El pasado y el
presente. México: Fondo de Cultura Española.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: